Lo que el lenguaje corporal de Trump revela de su personalidad
AFP

El primer viaje oficial al extranjero del presidente estadounidense Donald Trump llegó a su fin pero, fue durante éste, que algunas de sus formas y expresiones faciales revelaron un poco de su personalidad. Así lo dijeron expertos en lenguaje corporal a CNN, cuyas conclusiones te presentamos a continuación:

La lucha por estar al frente

Trump no quiso ir al final del grupo que visitó la nueva sede de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Bruselas, Bélgica, así que tomó del brazo al primer ministro de Montenegro, Dusko Markovic, para colocarse delante de él.

Para la especialista Judi James, la lucha por estar al frente sugiere que el presidente de Estados Unidos es un hombre cuyo estatus y poder no han llegado fácilmente.

“Los niños que crecen siendo el centro de atención rara vez se preocupan por destacar ese rol, ni sienten la necesidad de pelear por él”, explicó. “Ganar uno de los más importantes roles en el mundo no parece haber detenido su necesidad de reafirmar su poder alfa en cada ocasión”.

Pero no solo fue el empujón. La mayoría de los expertos consultados vieron más allá de eso y subrayaron la forma en la que Donald Trump se acomodó el saco, así como la ausencia de contacto visual con Markovic tras el incidente.

La gente tiende a disculparse o incluso explica sus acciones en una forma no verbal después de empujar a otro, consideraron los especialistas. “A partir del lenguaje corporal de Trump se puede decir que él parece creer que el estatus de mandamás es su derecho”, dijo James.

Agarrar y jalar

Trump uso su característico saludo de ‘agarrar y jalar’ mientras felicitó al vicepresidente Mike Pence la noche de la elección y, meses después, cuando anunció la nominación de Neil Gorsuch a la Suprema Corte. Ese movimiento ha sido calificado como intimidante, agresivo y “horrible de ver” por los expertos.

Al parecer, el presidente estadounidense ha convertido sus rituales de saludo político en un campo de batalla. “Es un regreso al lenguaje corporal de negocios de la década de los ochenta, cuando el tipo más fuerte ganaba el contrato”, afirmó Judi James.

En Bruselas, Donald Trump y el nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron, compartieron un saludo que dejó a los especialistas con opiniones encontradas. “Macron está a la altura del juego”, dijo Louise Mahler, experta en discurso y lenguaje corporal. “Trump juega para ganar, pero no pudo hacerlo en esta ocasión”.

Pero el especialista Steve Van Aperen no está de acuerdo. “Es un saludo con Macron tratando de demostrar poderío y control sobre Trump, pero en mi opinión, Trump gana”, dijo.

La campana

Políticos, actores y demás personajes públicos tienen su propia postura de descanso y Donald Trump no es la excepción.

Para él es la campana, una posición de las manos en la que forma un triángulo con sus dedos. Ésta transmite poder, confianza y pensamiento preciso, aseguraron los expertos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre