Celístia Pirineus

(Notimex) – A pesar de que cada año, a mediados de diciembre, el cielo nocturno se ilumina con la presencia de la lluvia de meteoros de las Gemínidas, los científicos aún no logran comprender por completo el fenómeno, dijo la agencia espacial estadounidense, la NASA.

A diferencia de los cometas de hielo que producen la mayoría de las lluvias de meteoros, las Gemínidas no tienen origen en un cometa, sino en un objeto llamado 3200 Faetón.

De acuerdo con los investigadores, se trata de un asteroide que se acerca demasiado al Sol, a tal grado que el calor solar quema los residuos polvorosos que cubren su superficie de roca, lo cual podría formar una especie de cola de grava.

De 2009 a 2012 la sonda espacial STEREO de la NASA realizó una serie de observaciones en las que halló una pequeña cola que sobresalía por detrás de la roca, informó la agencia espacial en su página de internet.

“La cola brinda evidencia irrefutable de que Faetón eyecta polvo”, detalló el astrónomo de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), David Jewitt, quien, junto con su equipo de trabajo, piensa que el polvo es eyectado por la fractura térmica de la corteza del asteroide.

La NASA refiere que el hecho de que 3200 Faetón genera una cola, aunque sea pequeña, da confianza a los científicos de que las Gemínidas provienen de este objeto.

La lluvia de meteoros de las Gemínidas se puede observar en la mayor parte del mundo, no obstante, se ve mejor en el hemisferio norte, teniendo en cuenta tiempo claro y cielo oscuro, agregó.

“La lluvia de meteoros de las Gemínidas, alcanza su punto máximo los días 13 y 14 de diciembre y podremos llegar a observar una por minuto, en buenas condiciones de visibilidad”, dijo el miembro de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoros de la NASA, Bill Cooke.

Gemínidas, cómo ver la última lluvia de estrellas del año

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre