iStock

La semana laboral de cuatro días ya es una realidad paulatina en países como Nueva Zelanda, Japón, Alemania y España. En México, el país de la OCDE donde se trabajan más horas por día, ese modelo parece aún lejano.

¿La razón? La regulación vigente en el país y las condiciones del mercado laboral, donde los empresarios valoran más el tiempo en la oficina que la productividad real, explica Jon Messenger, líder del Grupo de Condiciones de Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en entrevista exclusiva para Expansión.

Lee también: Cómo detectar el agotamiento laboral de los empleados

La Ley Federal del Trabajo en México establece que la semana laboral es de ocho horas diarias, seis días por semana. Es decir 48 horas semanales. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) un mexicano trabaja en promedio 2,255 horas al año.

Dada esta situación, dice Messenger, sería muy difícil pasar directamente a una semana laboral de cuatro días. Se debe tomar en cuenta que las 48 horas legales significarían días hábiles de 12 horas (de trabajar solo cuatro días). Esto no es aconsejable, debido a los mayores riesgos para la salud de los trabajadores y a la seguridad en el lugar de trabajo.

El especialista de la OIT destaca que las empresas que han adoptado estas semanas cortas primero tuvieron que probar el esquema antes de aplicarlo de forma permanente. Agrega también que la semana laboral de cuatro jornadas implican menos horas de trabajo, algo que las empresas deben estar dispuestas a aceptar, en beneficio de una mayor productividad.

Lee la entrevista completa de Expansión aquí.

También te puede interesar: 

¿Qué hacer con el trabajo fuera de tu horario laboral?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre