iStock

LEGO, la fabricante de juguetes infantiles, quiere volverse más ecológica, aunque no renunciará al plástico.

LEGOsiempre ha tenido en mente la sustentabilidad, y ahora “queremos utilizar el plástico de manera sostenible”,  asegura Tim Brooks, encargado de desarrollo sostenible de la compañía.

Así, la juguetera busca mejorar sus bloques, que actualmente se fabrican con plástico “ABS”, el mismo que se utiliza en los electrodomésticos.

Lee: Un joven desafía sus propios límites con su imaginación y Lego

Por el momento, solo 2% de las piezas proceden de un material de fuentes verdes: el polietileno a base de caña de azúcar, que sirve principalmente para construir los árboles, las hojas y los arbustos de los juegos, un reto técnico ya que la sustitución debe pasar desapercibida para los consumidores. Los nuevos modelos tienen que tener las mismas propiedades físicas que los antiguos: rigidez, brillo y sobre todo, que el ensamblado siga siendo compatible.

Según un estudio reciente de la firma especializada NPD, 47% de los compradores en el mundo ha renunciado a un juego por su preocupación con la sustentabilidad. “Los fabricantes de juguetes están muy interesados en este asunto (…) y hay mucha innovación en el envasado y los materiales”, explica Frédérique Tutt, experta de juguetes en NPD.

Resurge de su crisis

Con los años, el gigante danés ha pasado del simple bloque neutro a universos completos como el de Harry Potter. Y se ha multiplicado para entrar en la era de la modernidad virtual: desde la aplicación LEGO Life a los juguetes conectados y otros éxitos del cine, una posición que le ha devuelto el brillo a esta empresa familiar que no está cotizada en bolsa y que a principios de los 2000 estaba moribunda. En 2019, su volumen de negocio aumentó un 6%. Sobre todo porque el amor a los bloques que puedem reciclarse: se transmiten de generación en generación.

Lee: Lego lanza programa para incluir braille y audio en sus sets

Según Tim Brooks, el 96% de los consumidores guardan sus juguetes o se los pasan a otros, prueba de que las piezas de plástico no son de un solo uso. “Se puede comprar hoy en las estanterías un producto que funciona con otro de finales de 1950”, explica.

La empresa, que empezó fabricando juguetes de madera, mantiene secreta su receta de fabricación pero garantiza que reutiliza los restos de plástico en su producción. Kirkby, la casa matriz de LEGO, ha invertido cerca de 1,000 millones de dólares en parques eólicos.

En 2014, junto con el Foro Mundial para la Naturaleza se comprometió a disminuir su huella de carbono y asegura que utiliza exclusivamente fuentes renovables de energía desde 2017.

Lego trabaja también con los embalajes, cuyo tamaño ha reducido, lo que le permite reducir los costos de transporte. Para 2025, se fabricarán con materiales renovables o reciclados.

Con información de AFP.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre