iStock

Por: Luis Estrada

El impulso por hacer que las ciudades sean más inteligentes, a menudo favorece a solo unos cuantos y los expertos argumentan que la dinámica debe cambiar para que grandes segmentos de la población no se queden fuera.

“Las ciudades están creciendo a una velocidad jamás antes vista y sus expectativas también son mayores. Para la mayoría, la tecnología de una ciudad inteligente cada vez funciona mejor, pero para aquellos que viven con discapacidad esta percepción es nula”, aseguró Karen Tamley, comisionada de la oficina del alcalde de Chicago para personas con discapacidad, durante su participación en el panel Estrategias para lograr ciudades inteligentes y accesibles en South by Southwest (SXSW).

Para Enrique de la Madrid, líder de la Iniciativa de Ciudades del Tecnológico de Monterrey y quien participó en este panel, los habitantes tenemos que hacernos participes activos del diseño de las ciudades inteligentes.

Puedes leer: Ciudades inteligentes deben funcionar como empresas, según Huawei

“El 15% de la población en el mundo tiene algún tipo de discapacidad, una fuerza laboral importante y activa para las economías (…) Y en el diseño de ciudades inteligentes no se trata de ser inclusivos, es indispensable incluirlos en el diseño de éstas”, destacó de la Madrid, ex secretario de Turismo de México.

Dijo que tenemos que ser un agente de cambio si queremos transformar las ciudades.

“Hay problemas que no pueden dejarse en manos del gobierno. Todos tenemos que asumir responsabilidad e involucrarnos para encontrar una solución”, subrayó el especialista, quien indica que se necesita identificar las mejores prácticas nacionales e internacionales, y analizar cuáles son las mejores propuestas para cada ciudad del mundo.

En algunas ciudades, la instalación de quioscos destinados para agilizar el pago de multas o el estacionamiento en lugares parecería un logro para los gobiernos y centros comerciales, sin embargo carecen de salidas, rampas o altavoces para personas con problemas de movilidad o invidentes, destacó Karen Tamley.

Te interesa: ¿Puede una ciudad ser más inteligente que sus habitantes?

“Estamos introduciendo tecnología (en Chicago) para llevar a cabo negocios a un ritmo acelerado, pero para tener ciudades completamente inteligentes necesitamos de los aportes de todos los sectores y minorías”, dijo.

“Las ciudades están cambiando rápidamente, he estado en la ciudad por más de 10 años y he visto un cambio, un cambio significativo de un ayuntamiento físico a un ayuntamiento digital”, agregó la funcionaria de Chicago.

Especial

¿Por qué necesitamos incluir a todos?

“Más del 50% de la población del planeta vive hoy en día en ciudades y se espera que esta cifra suba al 70% en 2050, con más de 6,000 millones de personas viviendo en ciudades”, aseguró Megan Lawrence, líder de la iniciativa de accesibilidad de Microsoft.

Señaló un estudio de la Universidad de Toronto en el que las simulaciones de vehículos autónomos no identificaban a personas en sillas de ruedas, porque no estaban capacitados para identificarlos.

“Estamos utilizando datos para tomar decisiones, para racionalizar en algún sentido y hacer que nuestras ciudades sean más eficientes, pero tenemos que estar constantemente pensando en: ¿cuál es el impacto para alguien con una discapacidad?, mencionó Lawrence.

Señaló los beneficios de contratar tecnólogos y expertos con discapacidades para abordar los problemas en las etapas de desarrollo y hacer que la accesibilidad sea un componente central de cualquier solución, apuntando a investigaciones que mostraron un aumento de ingresos del 28% para soluciones accesibles.

Chicago, ciudad modelo

Desde 2016 Chicago implementó el programa Array of Thing (AoT) iniciativa de detección urbana que implementa una red de sensores que recogen información en tiempo real sobre el entorno, la infraestructura y la actividad de la ciudad.

Array of Thing cuenta con apoyo del Institute of Computing de la ciudad, la Universidad de Chicago, y el Laboratorio Nacional de Argonne, entre otros. En conjunto estas instituciones recogen la información y la procesan para evaluar su estado. Una de las iniciativas que apoya este sistema de monitoreo que incluye acciones para las personas con discapacidad.

“La tecnología está cambiando rápidamente. Estamos introduciendo tecnología para llevar a cabo negocios a un ritmo acelerado y hemos trabajado para que estas soluciones no solo llegue a una mayoría, las minorías necesitan productos que puedan ser utilizadas por ellos”, aclaró Karen Tamley, encargada de la oficina del alcalde para personas con discapacidad de Chicago.

Puedes leer: ¿Puede realmente la CDMX convertirse en una smart city?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre