Las risas de fondo en la TV hacen que los chistes malos parezcan buenos: estudio
ENVATO ELEMENTS

(EFE) – Las risas que se escuchan de fondo en algunos programas de televisión o en series cómicas pueden ser molestas para algunas personas, pero son clave para que los chistes, sobre todo los malos, parezcan realmente graciosos, de acuerdo con un estudio publicado por la revista Nature.

La investigación, desarrollada por el University College de Londres, en Reino Unido, sugiere además que este recurso funciona mejor cuanto más espontáneas y menos forzadas parecen las carcajadas pregrabadas.

Asimismo los investigadores, liderados por la experta Sophie Scott, constataron que sus hallazgos son aplicables tanto a personas “neurotípicas” —neurológicamente típico— como a aquellas diagnosticadas con autismo.

“Me fascina el hecho de que la risa no solo hace que un chiste parezca más gracioso, sino que también lo hace más gracioso cuanto más espontánea es”, dijo Scott sobre este trabajo, titulado Las calificaciones de humor de los chistes malos para adultos neurotípicos y autistas son moduladas por la risa de otras personas.

Para este estudio se analizaron las respuestas de un número de voluntarios a los que se les pidió que calificaran el grado de gracia que les causaron chistes que estaban acompañados por estas ‘risas enlatadas’ o no.

Leídos por un cómico profesional, las bromas fueron seleccionadas por los autores porque, en su opinión, entraban dentro de la categoría denominada en inglés “chistes de papá”, es decir, “chistes malos”, según explican en un comunicado.

Primero, los expertos establecieron una calificación general de base sobre el grado de gracia que un conjunto de participantes otorgó a unos chistes determinados, en una escala del uno al siete.

Después, presentaron esos mismos chistes a un grupo diferente, en el que se incluyeron 48 neurotípicos y 24 personas con autismo.

La mitad de esas bromas estaban acompañadas por risas grabadas “cortas” y “espontáneas” y el resto por risas ‘enlatadas’ “cortas” y “fingidas”.

Las notas de los participantes revelaron que la presencia artificial de “risas“, independientemente de su tipo, aumentan la percepción de que una broma es más graciosa de lo que es en realidad.

¿Ves mucha televisión? Podrías perder capacidad cognitiva. Entérate aquí

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre