Especial

El impacto de fabricar bolsas de papel es enorme: Para crearlas se consume cuatro veces más energía que con las de plástico; y se deben talar árboles, por lo general, muchos para cumplir la demanda comercial.

Uno de los grandes mitos de consumo, es que las bolsas de papel son menos dañinas para el medio ambiente que las de plástico.

De acuerdo con un estudio de la Asamblea de Irlanda del Norte en 2011 citado por BBC en su artículo “Plástico o papel: ¿qué bolsas contaminan menos realmente?”, se asegura que no todo es lo biodegradable.

Puedes leer: CDMX ‘dirá adiós’ a popotes, bolsas y globos de plástico en 2020

CDMX ‘dirá adiós’ a popotes, bolsas y globos de plástico en 2020

Además, mientras que las bolsas de plástico se crean a partir de petróleo refinado, las de papel requieren que algunos bosques sean talados para producirlas.

Parte de este daño al ecosistema puede mitigarse plantando nuevos bosques para reemplazar los árboles perdidos, lo que ayuda a debilitar el impacto del cambio climático pues los árboles bloquean el dióxido de carbono de la atmósfera.

Más dióxido de carbono

Las bolsas de algodón se consideran las peores. Son las que más dióxido carbono requieren para fabricarse y también necesitan mucha agua.

En 2006, la Agencia Medioambiental de Reino Unido examinó una serie de bolsas hechas de diferentes materiales para averiguar cuántas veces necesitaban ser reutilizadas para alcanzar un nivel de calentamiento global inferior al de una bolsa plástica de único uso.

El estudio determinó que las bolsas de papel necesitaban ser reutilizadas al menos tres veces, una menos que las de plástico (cuatro ocasiones).

Por otro lado, esta agencia también concluyó que las bolsas de algodón necesitaban ser usadas hasta 131 veces. Y eso por la alta cantidad de energía que se usa para producir y fertilizar el hilo de algodón.

Las bolsas de plástico pueden tomar entre 400 y 1,000 años para descomponerse, y se han convertido en símbolo de los problemas causados por la contaminación por plásticos.

Te interesa: Jóvenes desarrollan método que se ‘come’ los desechos plásticos

Pero de acuerdo a la familia del hombre que creó las bolsas de plástico, Sten Gustaf Thulin, su diseño tenía el objetivo de ayudar al planeta y ahora él está sorprendido y decepcionado en lo que se han convertido.

Sten Gustaf Thulin, el inventor de la bolsa de plástico que quería ayudar al planeta
“Para mi papá, la idea de que las personas simplemente las desecharan sería muy extraño”, dijo su hijo, Raoul Thulin.

La mejor estrategia es reutilizar las bolsas una y otra vez, da igual el material del que sean.

CON INFORMACIÓN DE BBC MUNDO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre