Tecnológico de Monterrey

Por Ana Torres:

Houston, Texas.- En el Mundial de robótica FIRST el equipo mexicano Lambot hizo la diferencia. Se convirtió en el único, de los 21 que participaron representando a nuestro país, en pasar a las semifinales en una competencia a la que acudieron jóvenes de más de 40 naciones.

En entrevista, algunos miembros de Lambot y su Coach explican que hay detrás de su más reciente logro.

Lee: FIRST, el nacimiento de robots que inspiran a los humanos

“Cuando yo entro a Lambot me encuentro con un equipo que nunca está cómodo con lo que está logrando, siempre quiere más, siempre está exigiéndote más, ok ganaste un año esto, pues el próximo lo que sigue”. Así describe Rafael Mendizabal Driver y Capitán de ingeniería, lo que significa pertenecer a uno de los conjuntos más exitosos de robótica en México.

Sus integrantes tienen entre 16 y 18 años, su Head Coach Federico Enrique Berndt es físico-matemático, desde 2011 han participado en los mundiales de su categoría y su record de reconocimientos es impresionante pues de las 3 decenas de premios que acumulan, 5 son a nivel mundial: Rookie all star (2011), Engineering Inspiration (2013), Team Spirit (2014), Engineering Inspiration (2015) y semifinalistas en la división Turing (2018) además, poseen el Premio Eugenio Garza Sada (2017).

Tec de Monterrey

La continuidad ha sido clave

“Hemos formado una cultura donde los muchachos ya llegan a la preparatoria pensando en participar en el equipo de robótica, terminan su prepa y se quedan como mentores, eso ha creado un equipo muy unido y competitivo, un círculo virtuoso”, asegura Berndt.

Lambot ha conseguido en los últimos años los patrocinios de empresas como General Motors, Fundación Azteca, Bosch, Briko, EKK, Sel, entre otras; lo que les ha permitido foguearse no solo en competencias nacionales si no también fuera del país. “Estudiamos a los demás, buscamos contacto con equipos muy fuertes de los EUA para aprender de ellos y ese contacto con otros compañeros de México y del extranjero ayuda mucho”.

Luisa Cubillas tiene 16 años y es una de las programadoras en Lambot, donde las mujeres ocupan casi el 50% de las posiciones.

“Yo veo toda la construcción de robots, la estructura, las llantas, las transmisiones y también cableo al robot para que todo esté conectado al cerebro”, asegura la joven de PrepaTec que luego de sus clases, trabaja en el taller de robótica de 5 a 9 y los fines de semana acude alrededor de 6 horas.

Para pertenecer al equipo, los jóvenes tienen que ser estudiantes de alto rendimiento, asegura el profesor Berndt. “Logramos hacer que fuera aspiracional pertenecer y ellos lo saben, cada que inicia el ciclo escolar de agosto abrimos la convocatoria para todos los de primer semestre, el año pasado se apuntaron sobre 70 y se quedan alrededor de 25”.

Tec de Monterrey

La robótica ha marcado su vida.

Los estudiantes que aprenden robótica para participar en FIRST , difícilmente vuelven a ser los mismos. Rafa Mendizabal solía ser tan tímido que no podía hablar frente a sus compañeros.

“El primer regional al que yo fui, fue en la Arena Ciudad de México, y el primer match lo perdimos y salí temblando. Yo dije: ¿qué estoy haciendo aquí, cómo terminé aquí?, yo, Rafa, el tímido, aquí de Driver….y ante la presión dije: no lo voy a ver como algo que me causa más timidez, es algo que me debe motivar y fue ese cambio de mentalidad el que tuve, lo que me impulsó a superarme y ser una mejor persona”.

Por si no lo viste: ¿Quiénes son la generación FIRST?

La filosofía de Lambot es “La victoria va más allá de ganar”. Significa que lo que hacen debe estar vinculado a un compromiso social. Por ello, los alumnos participan en actividades como la enseñanza de robótica en escuelas públicas o el apoyo a personas con discapacidad entre muchas otras acciones.

El robot 2018 de Lambot se llama Hércules-Pegasus. Es fuerte y tiene alas para volar. Se parece al equipo que representa.

TE RECOMENDAMOS:

Estos logros en robótica, ni la Selección Mexicana de futbol

1 COMENTARIO

  1. Felicidades! creo que también podrían exponer lo que este proyecto está haciendo en los diferentes planteles del TEC. El plantel Santa Anita, en su segundo año, llegó a Houston, y de acuerdo a las puntuaciones, si bien, no fueron los de primer lugar, si el 3er lugar de equipos mexicanos. Como ellos, otros planteles tambien, con un excelente papel. Es un gran estímulo para los jóvenes, que definitivamente, marca la diferencia en su formación y expectativas profesionales. Gracias TEC

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre