Marcos comenzó el proyecto de Cruzando Metas hace 6 años.

Por Rodrigo Ybarra

Marcos Velázquez perdió la vista cuando tenía 14 años y aún vivía en la Ciudad de México. En ese momento, no tenía suficiente dinero para comprar una regleta (instrumento para aprender braille) así que le prestaron una. Hoy, a sus 45 años, es un triatleta con más de 5 IronMan, 3 maratones y 12 triatlones en su vida, algunos de ellos apoyados con tecnología.

La historia deportiva de Marcos empezó en Playa del Carmen en 2013, al inscribirse a una carrera de 10km con un amigo que se ofreció a guiarlo. Esa primera experiencia lo dejó agotado, sin energía y con la intención de no volver a correr, sin embargo, al día siguiente se paró para volver a entrenar y eventualmente, participar en triatlones.

“Después de eso se inscribía a todas partes pero a nivel familiar eran muchas inscripciones, mucho equipo, muchos viáticos y empezamos a pensar en cómo solventarlo y lanzamos el Proyecto ‘Cruzando Metas’ para conseguir apoyo y seguir haciendo esto”, cuenta su esposa Andrea.

En el proyecto, el atleta da conferencias a jóvenes, empresas y organizaciones sobre su vida deportiva y cómo es la vida de una persona invidente.

Marcos cuenta en un entrenamiento con Expansión, que la tecnología lo ha ayudado no solo a mejorar sus tiempos, sino también a “ver más allá”. Antes de tener un Apple Watch, Marcos tenía que depender de su guía –siempre corre, nada y anda en bicicleta unido a otra persona–, para saber sus tiempos, el kilometraje y cuánto faltaba. Hoy cuenta que no solo puede saber esos datos, sino también las calorías que quema e incluso puede hablar con su esposa en el camino dejándola más tranquila durante las competencias.

“El saber tus calorías, que te las vaya diciendo el reloj, saber tu frecuencia cardíaca, saber la altimetría donde estás, en qué lugar estás, que te ponga el mapa, y cada kilómetro que te vaya diciendo a cuánto vas y cómo vas, me abrió los ojos”, dice Marcos.

Puedes leer: Mexicanos desarrollan guante inteligente para ayudar a invidentes

Además del Apple Watch, utiliza otras tecnologías como la app Vhista en su iPhone, la cual le relata lo que ve a través de la cámara: una persona, dos personas, aire libre, una persona molesta, un pájaro, etc, así como la función de Voice Over, un lector de pantalla basado en gestos, el cual le permite saber qué aplicación está utilizando y las acciones dentro de ellas e incluso cuenta con un teclado braille que funciona en todo el sistema.

Además de la tecnología, Velázquez cuenta que parte del éxito que ha tenido a nivel deportivo se lo debe a “entrenar su mente”.

“Los corredores o deportistas con los que yo entrenaba, todos me decían cosas muy difíciles sobre la alimentación o la cantidad de horas de entrenamiento, lejos de motivarme me desmotivaba. Cuando hice mi primer triatlón con distancia, un 70.3, me decían que tenía que entrenar mínimo 5 horas, pero yo no tengo tiempo porque tengo que trabajar, lo máximo que entrené fueron 2 horas, y lo hice en 6:15 horas Luego me decían, para hacer un IronMan necesitas entrenar mínimo 7 horas 3 veces a la semana, yo decía “o trabajo o entreno”, “no voy a comer”. Lo máximo que entrené fueron 3 horas y media pero lo que nunca dejo de entrenar es mi mente”, cuenta Velázquez.

Hoy, el atleta se prepara para conquistar ultramaratones, además tiene como propósito convertir su proyecto en una donataria para poder apoyar a otras personas en su condición.

También lee:

Orcam, el ‘ojo’ con AI que devuelve la vista a invidentes

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre