La reforma del capitalismo en la pospandemia
La reapertura económica debe estar aparejada a la búsqueda de un sistema más justo de distribución de la riqueza. (Foto: iStock)

Por: Raúl Rodríguez Barocio *

El 13 de septiembre se cumplieron 50 años del famoso ensayo de Milton Friedman cuyo título contiene su propia síntesis: “La Responsabilidad Social de las Empresas es Incrementar sus Utilidades”.

La publicación apuntaló una filosofía de “capitalismo de accionistas” durante las siguientes décadas. La evolución de las brechas de desigualdad, los fenómenos políticos de los últimos años y el impacto de la pandemia fortalecen visiones alternativas, las del “capitalismo de stakeholders” (una de las palabras emblemáticas que no tiene traducción directa al español) y el Capitalismo Consciente. Para algunos líderes, esta transición es insuficiente.

Coincidiendo con el aniversario, participé en una sesión virtual con Darren Walker, presidente de la Fundación Ford. Walker nació en un hospital de caridad en Luisiana y creció en la pobreza extrema. En 2019, publicó “De la Generosidad a la Justicia: Un nuevo evangelio de la riqueza”, a 130 años del “evangelio” publicado por el empresario y filántropo Andrew Carnegie. El libro de Walker se ha convertido en el gran referente internacional de los nuevos rumbos de la filantropía, particularmente para la pospandemia.

Su mensaje es uno de esperanza, pero condicionado a un cambio radical de la acción social y la filantropía, para una transición de la simple generosidad, el asistencialismo y la caridad hacia la justicia. Indica que hay que hacerlo por medio de la atención de las causas y raíces de un rezago central del capitalismo y la globalización que si no se atiende, se agravará aún más en los próximos años e impulsará mayores desafíos en la gobernabilidad y la cohesión de nuestras sociedades: el rezago de la profunda desigualdad y los retrocesos en la movilidad social.

Toda conversación con Walker deriva en una pregunta: ¿Tiene futuro en este contexto el capitalismo? Concluye que solo lo tendrá si se transforma en un modelo económico realmente incluyente e igualitario, uno que lo sea y que se perciba como tal. En palabras de Walker, “El capitalismo debe ser reformado si queremos preservar nuestra democracia. Ello requerirá terminar de rechazar en la práctica la ideología obsoleta de Friedman.”

 

*VP Asociado de Internacionalización, Tecnológico de Monterrey

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre