iStock

Cuando volvamos a la ‘nueva realidad’ después del confinamiento que ocasionó la pandemia por Covid-19, no seremos los mismos, pues muchas personas y empresas han probado los beneficios del home office, las reuniones por videollamada y hasta los cursos a distancia. Aunque estas ventajas no las tienen tres de cada 10 mexicanos, según datos del Inegi a 2019.

Para que toda la población se beneficie del uso de internet, además del despliegue de las redes de telecomunicaciones en pequeñas poblaciones, es necesario que las personas desarrollen habilidades digitales básicas.

¿Cuáles son y en qué consisten esas habilidades digitales básicas? Para que el desarrollo de la tecnología no nos dejé atrás, la primera habilidad digital básica es manejar físicamente el dispositivo para interactuar con internet, como la computadora, empezando por el teclado y las pantallas táctiles, el software –por ejemplo, usar un procesador de textos y configurar una clave de acceso a un smartphone- y las operaciones básicas en internet como crear una cuenta de correo electrónico, usar buscadores y crear perfiles en línea, de acuerdo con Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Recomendamos: Google capacitará a profesores mexicanos en seguridad digital

“En México y Latinoamérica existe una brecha digital, la marginación en uso de internet y aplicaciones es de aproximadamente 30% y en el caso particular de México, 5% de las personas viven en zonas donde no hay cobertura de red y 7% donde no hay cobertura de banda ancha móvil 3G o 4G. Este fenómeno afecta a las personas de menores ingresos por lo que cerrar la brecha digital beneficia sin duda a las poblaciones más vulnerables”, señala Irma Wilde, vicepresidenta adjunta de Digital y Experiencia al Cliente de AT&T.

En entrevista con Tec Review, Wilde destaca que una de las formas de llevar las habilidades digitales a las poblaciones que carecen de ellas en esta brecha digital es dotando de conectividad y alfabetización básica digital.

Paso por paso

Aunque la población usuaria de internet creció 29% en los últimos cuatro años, entre el grupo de seis años o más que puede usar esta herramienta tecnológica solo el 70% interactúa con la red, según datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2019.

El 30% de la población es lo que preocupa a los especialistas, pues es al segmento más difícil de llegar por habitar en zonas marginadas o de difícil acceso. Sin embargo, aunque tardarán más en tener la conectividad, cuando ésta les llegue será con la tecnología más reciente, de cuarta y quinta generación (5G), señala Ricardo Anaya, gerente de producto Qualcomm.

Así que no solo basta llegar a los sitios marginados con la cobertura de telecomunicaciones, fijas o móviles, sino que es necesario las personas sepan explotar los recursos digitales que tendrán a su alcance. “Se requiere capacidad de búsqueda, organización y planeación. También selección y jerarquización de información; capacidad de colaboración con otras personas a distancia; creación de contenidos y todo lo que implica editarlos, desde texto hasta video”, dice Jorge Bravo, director general de Digital Policy & Law, sobre el desarrollo de más habilidades digitales.

Para cerrar la brecha digital, el gobierno federal creó el año pasado la empresa CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, que tiene el objetivo de llevar ambos servicios a diferentes comunidades marginadas. Sin embargo, mientras la estatal cumple con sus metas, las empresas como Telcel, AT&T y Telefónica siguen en la carrera de actualización tecnológica y de servicios.

“Hay buenas noticias, trabajamos para que cada vez más personas estén conectadas a internet beneficiándose de la tecnología y mejorando sus vidas a través de ella. Sin duda esta contingencia (la cuarentena por COVID-19) que atravesamos ha hecho visible la necesidad de desarrollar habilidades básicas digitales”, dice Wilde.

Lee: Consejos para cuidar a los adultos mayores en la cuarentena

Para que en el entorno familiar la alfabetización digital también sea una realidad entre los adultos mayores, esta cuarentena puede servir como el momento para compartir el conocimiento con ellos. “Los jóvenes, de forma intuitiva, pueden alfabetizar a adultos mayores porque conocen aplicaciones, plataformas, redes sociales y todos los días las utilizan. Las tecnologías de la información y comunicación también rompen las jerarquías académicas. Un joven puede enseñar o ser un facilitador para personas mayores o analfabetas digitales”, agrega Bravo.

La cuarentena por la epidemia de COVID-19 nos está mostrando que en aquellos lugares donde hay fácil acceso a la tecnología, varias personas y empresas pueden migrar a recursos digitales para seguir trabajando. Aún queda mucho trabajo por hacer para quienes no tienen esta posibilidad.

“La digitalización puede impulsar a las cabezas de familia: teniendo navegadores que puedan ayudar a sus hijos a que hagan las tareas, usar la banca móvil y usar aplicaciones de salud. Esta brecha digital -que es una realidad y que hoy es más evidente- al cerrarla, ayudará a que la conectividad impulse el desarrollo”, dice Wilde.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre