hypoxia of Covid-19
(Photo: iStock)

Así como un ladrón hace de las suyas en casa ajena sin que nadie se dé cuenta, la hipoxia silenciosa actúa en el cuerpo sin que el paciente se percate. Se trata de un déficit de oxígeno en el organismo y quien lo padece no lo percibe, de ahí el adjetivo “silenciosa”. Se manifiesta por distintas causas, una de ellas la Covid-19.

“Es una peculiaridad de esta enfermedad, en la cual el paciente no siente dificultad para respirar; sin embargo, cuando se hace una medición, una oximetría, uno se da cuenta de que el paciente está oxigenando muy pobremente”, explica, en entrevista para Tec Review, Rafael Argüello Astorga, director del Instituto de Ciencia y Medicina Genómica, en Torreón, Coahuila.

Según este especialista, la fisiopatología (relación entre las funciones del organismo y sus posibles alteraciones) de esto no ha sido completamente demostrada, pero pareciera que a nivel pulmonar provoca pequeños trombos asociados con la deficiencia respiratoria.

Se trata de una fisiopatología distinta a la manifestada en las neumonías convencionales, en que la dificultad para respirar o hipoxia es muy evidente para el paciente.

“En la hipoxia silenciosa, el hecho de no sentir la falta de aire provoca que la atención médica para revertir los problemas derivados se aplique de una manera tardía”, expresa Argüello Astorga.

Entonces puede resultar necesario intubar al paciente para mantener mecánicamente la ventilación, “además de agregar oxígeno en concentraciones altas para complementar las áreas de los pulmones que todavía están funcionando bien”, agrega.

¿Te interesan nuestros contenidos? Puedes suscribirte gratis a nuestro newsletter

El oxímetro de pulso, un gran aliado para el diagnóstico oportuno

Para no llegar a estos extremos, resulta conveniente estar al tanto no sólo de la temperatura corporal con auxilio de un termómetro, sino también del porcentaje de saturación de oxígeno en sangre con ayuda de un oxímetro de pulso; la medida normal oscila entre 95  y 100 por ciento, según Argüello.

“Si una persona está por debajo del 90 %, ya se considera un signo de alarma que debe atenderse por un profesional de la salud, porque a lo mejor es síntoma de la Covid-19”, aclara este especialista.

El oxímetro de pulso es un pequeño aparato electrónico que se coloca en el dedo, cuyo costo oscila entre los 500 y 1000 pesos y, de acuerdo con Argüello, también es un gran aliado para definir si un paciente se tiene que ir al hospital por falta de saturación correcta de oxígeno. 

“Al igual que el termómetro, el oxímetro de pulso es un dispositivo que debemos tener en la casa como parte del botiquín básico de salud. Mi recomendación es tenerlo siempre a la mano”, finaliza el experto.

¿Trabajas como freelance? Escucha las ventajas, desventajas y recomendaciones en nuestro podcast 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre