iStock

La estabilidad y la felicidad de tu matrimonio pueden depender de tus genes o los de tu pareja, según un nuevo estudio de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

Investigadores de la Universidad de Yale evaluaron a 178 parejas casadas, con individuos de entre 37 y 90 años de edad.

El estudio encontró que la estabilidad y la felicidad de tu matrimonio pueden depender de tus genes o los de tu pareja.

Puedes leer: ¡No todo es ligue! Estas apps te ayudan a hallar amigos y hasta el…

Para llegar a esta conclusión, cada participante completó un cuestionario sobre sus sentimientos de seguridad y satisfacción matrimonial, y también proveyó muestras de saliva para análisis genético.

El estudio se centró en parejas de mediana a avanzada edad “porque el nivel de interdependencia en las relaciones de largo plazo tiende a ser mayor”.

Y la investigación “muestra que la forma en que nos sentimos en nuestras relaciones cercanas está influenciada por factores que van allá de las experiencias compartidas a lo largo del tiempo”, señaló Joan Monin, profesora de la Escuela de Salud Publica de la Universidad de Yale y autora principal del estudio.

Hormona clave

Los científicos de Yale encontraron que los sentimientos de satisfacción en el matrimonio son mayores cuando al menos uno de los cónyuges tiene una variante genética conocida como genotipo GG en el gen receptor de la oxitocina, el gen OXTR rs53576.

Si bien la variante en el gen receptor ya había sido estudiada y vinculada a la estabilidad emocional y la empatía, el nuevo estudio sería el primero que examina su rol en la satisfacción conyugal.

También puedes leer: Hater, el Tinder que convierte el odio en amor

“En el matrimonio, las personas también están influenciadas por sus propias predisposiciones genéticas y las de su cónyuge”, señaló Joan Monin, autora principal del estudio.

La oxitocina es una hormona producida en el hipotálamo que tiene un papel central en la modulación de comportamientos sociales y emocionales.

Altas concentraciones de oxitocina influyen en la formación de relaciones sociales como la vinculación afectiva de una madre con su bebé, la confianza en otras personas y el sentimiento de pertenencia.

Puedes leer la investigación aquí.

CON INFORMACIÓN DE BBC MUNDO.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre