usgs.gov

Los habitantes del sur de California están en alerta luego de un sismo de magnitud 7.1 que sacudió el viernes 5 de julio las comunidades cercanas al Desierto de Mojave, solo un día después de otro sismo de magnitud 6,4 en la misma área.

Aunque los sismos ocurrieron a lo largo de una falla cerca de Ridgecrest, California, los geólogos han mostrado su preocupación por el peligro inminente de otro gran terremoto a lo largo de la falla de San Andrés.

La falla de San Andrés es una falla geológica que abarca una longitud de aproximadamente 800 millas (1,287 kilómetros) a través de California, Estados Unidos.

La falla marca el límite de transformación entre la Placa del Pacífico y la Placa de América del Norte.

El deslizamiento lateral medido en el sector central de la falla es de unos 25 mm/año, mientras que en otros, más alejados de la misma, llega a los 30 mm/año, lo que podría indicar una acumulación de deformación elástica en la zona de la falla.

Se considera que la península de Baja California se formó por la actividad de esta falla. Este mismo proceso está moviendo a la ciudad de Los Ángeles en dirección hacia la bahía de San Francisco, acercándolas a una velocidad de unos 4.6 centímetros por año.

Este movimiento es tan lento que no puede ser percibido a escala humana, pero ha ocasionado numerosos daños a obras de ingeniería como acueductos, carreteras y ranchos.

usgs.gov

‘Revive’ The Big One

The Big One, también llamado “El Grande” es un terremoto, que los científicos esperan que ocurra en California, por la falla de San Andrés.

Sismólogos del Geological Survey de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) simularon los efectos de un gran terremoto en California para un programa de estudio.

Uno de sus modelos de computadora asume que el próximo gran evento en la falla de San Andrés será de magnitud 7,8, que iniciará una ruptura en el sur de California cerca del Mar Salton y luego se disparará hacia el norte a lo largo de la falla para golpear a Los Ángeles.

Un terremoto en la sección sur de la falla de San Andrés tendría un impacto directo en Los Ángeles, la segunda ciudad más poblada de EU.

USGS

Los cálculos más conservadores apuntan a que, de producirse un temblor de esa magnitud en esa sección, cerca de 2,000 personas morirían y habría más de 50,000 heridos.

Alrededor del 1% de los edificios en un área de 10 millones de personas colapsarían y alrededor de la mitad de las construcciones en la zona tendrían que ser abandonadas.

El daño está estimado en 200,000 millones de dólares.

*CON INFORMACIÓN DE BBC Y USGS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre