AUSTRALIAN DEPARTMENT OF DEFENCE / ANADOLU AGENCY/ AFP

La sequía de varios años provocada por el calentamiento global provocaron los recientes incendios que destruyeron más de la quinta parte de bosques en Australia, revelan estudios publicados en una edición especial de la revista Nature Climate Change.

Uno de los reportes determinó que entre septiembre de 2019 y enero reciente se quemaron alrededor de 5,8 millones de hectáreas de bosque templado en Nueva Gales del Sur y Victoria, en lo que se considera la temporada de incendios más devastadora en la historia de Australia.

Otro estudio analizó los factores que agravaron la destrucción provocada por el fuego: la sequía en la cuenca del río Murray.

El equipo de investigación liderado por Andrew King, de la universidad de Melbourne, investigó cómo el fenómeno conocido como dipolo (o el Niño indio) en el Océano Índico influye de forma directa en el nivel de las precipitaciones, concretamente en Australia.

Encontraron que cuando la temperatura de la superficie del mar es más cálida en el Índico oriental y las aguas del oeste son frías, las lluvias en el sureste australiano son más fuertes.

Los investigadores piensan que la sequía que experimentó la mayor parte de Australia desde 2017 está ligada a una disminución de la frecuencia de ese evento climático, debido al calentamiento general de los océanos.

También podría interesarte:

Extinción y destrucción de hábitat, el saldo de incendios en Australia

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre