La primera indicación que dieron los especialistas acerca de la pandemia de coronavirus es que debemos mantener la calma, lavarnos bien las manos, no realizar compras de pánico y en caso de toser o estornudar, hacerlo de la forma correcta usando la parte interna del brazo para tapar la boca.

Y ya que se determinó el distanciamiento social y se recomienda no salir de casa, la actividad física tiende a reducirse, aunque hay una oportunidad de alimentarnos más sano.

“Una adecuada respuesta de nuestro sistema inmune nos ayuda a protegernos y a combatir enfermedades en general, entre ellas las respiratorias causadas por bacterias o virus. Algunos factores modificables que afectan a la respuesta del sistema inmune son la alimentación, actividad física, exposición a contaminantes, estrés y horas insuficientes de sueño”, indica una nota del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo del gobierno federal.

Lee: ¿Sirve o no usar cubrebocas? Esto dicen los expertos

Aunque no hay alimentos que eviten o disminuyan la probabilidad de contraer el COVID-19, la actividad física y la buena alimentación son las recomendaciones básicas de los especialistas, para mantener la salud.

“Se debe tener una alimentación adecuada en calidad y cantidad para mantener un sistema inmune fuerte. Hay que evitar las dietas restrictivas; es decir, aquellas de menos de 1,200 calorías al día, consumir por lo menos dos porciones de fruta al día, tres de verduras, mantenerse hidratado y comer cereales integrales”, señala la nutrióloga Ana Cecilia Papalotzin.

Quedarse en casa puede ayudarnos a llevar una dieta más equilibrada. Por ejemplo, Elizabeth, quien trabaja en Cuajimalpa -límite entre Ciudad de México y el Estado de México- no considera que haya gran higiene en el comedor de su empresa, por lo que compra comida en los alrededores de su oficina. “Tenemos cerca una fondita, sale caro, cuesta 100 pesos el menú básico. Tengo que limitar mis gastos porque tengo algunas deudas”, cuenta.

Pero ahora, Elizabeth lleva una semana de trabajo en la modalidad home office, lo que, además de permitirle ahorrar en pasajes diariamente, la apoya en que su alimentación sea más saludable y económica. En su dieta combina carne y verduras, y acompaña sus alimentos con agua de fruta y no tiene que gastar en café o antojitos. “Muchas personas compran golosinas, papitas o galletas en la oficina, yo trato de limitar mi consumo de estos productos”, cuenta.

Evitar el sedentarismo

El trabajo desde casa también puede llevar el riesgo del sedentarismo, alerta Papalotzin. “Al estar tanto tiempo en casa, la gente se aburre y lo primero que hacen es comer. Debemos poner atención a las personas con enfermedades crónicas, porque en ellas los excesos representan un riesgo”, dice.

Lee: ¡No entres en pánico! Esto es y así se trata una pandemia

Para evitar esta situación, también debemos destinar una parte de nuestro día a hacer ejercicio, pues sí es posible llevar una rutina de activación física sin salir. “Se pueden realizar diferentes tipos de entrenamiento, desde ejercicios de fuerza, resistencia o cardiovascular utilizando cosas simples como garrafones de agua, mochilas, ligas de resistencia o hasta el propio peso, dependiendo de cada individuo”, cuenta Ángeles Rodríguez, nutrióloga y culturista.

Rodríguez recomienda, además de la alimentación balanceada, establecer la actividad física de forma cotidiana en un horario determinado y cumplir con éste para que “no se vea mermada su composición corporal o los progresos de su actividad física”.

Si tienes dudas de cómo llevar una alimentación saludable, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene una herramienta gratuita para calcular una dieta por edad, altura, sexo, peso y nivel de actividad física.

También hay otras opciones para calcular calorías, como aplicaciones como Nutrify, que Paulina Rojas, una usuaria que también está en home office, está usando acompañada de la orientación especializada. “Aunque mide las calorías, lo estoy usando para medir las porciones de los diversos grupos alimenticios, de acuerdo con un plan que me dio una nutrióloga”, señala.

Ante cualquier duda de cómo alimentarse adecuadamente y llevar un régimen de actividad física adecuado a tu edad y condición, consulta a tu médico familiar para que te recomiende a un especialista.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre