La ciencia te responde: ¿un ‘año humano’ equivale a siete ‘años perro’?

Contextualizar la edad de un can puede ser mucho más complejo de lo que crees.