China prueba actualmente hasta cinco diferentes opciones de vacunas (AFP)
China prueba actualmente hasta cinco diferentes opciones de vacunas (AFP)

Gobiernos y el sector privado se unieron para poner en marcha una alianza global de colaboración científica con el objetivo de acelerar la investigación de vacunas, tratamientos y test de diagnóstico del COVID-19.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, presentó la iniciativa este viernes, denominada ACT Accelerator, en un acto al que se adhirieron en videoconferencia varios mandatarios, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y representantes del sector farmacéutico internacional.

La finalidad de esta colaboración es facilitar que, en el momento en que se descubran vacunas, diagnósticos o tratamientos, estos no sean objeto de especulación comercial, sino que sean fácilmente accesibles en todo el mundo, incluidos los países más pobres.

La carrera por una vacuna anti-COVID-19 en la que están universidades y farmacéuticas de varios países, hace temer que el descubrimiento beneficie solo a quienes puedan pagarlo.

“La experiencia del pasado nos muestra que incluso cuando tenemos a disposición las herramientas, éstas no han estado al alcance de todos en igualdad de condiciones y esto no lo podemos permitir”, declaró Tedros, según la agencia de noticias EFE.

Avances en el mundo

Todos los centros de investigación con capacidad de desarrollar vacunas han pisado el acelerador y están buscando una vacuna contra el coronavirus. Varios experimentos están en fase avanzada en Alemania, España, Reino Unido, Estados Unidos, China y otros países.

Investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) comenzaron el jueves las pruebas en humanos para hallar una vacuna.

Las vacunas preparan al sistema inmunitario para que reconozca el patógeno invasor. (Ilustración AFP)
Las vacunas preparan al sistema inmunitario para que reconozca el patógeno invasor. (Ilustración AFP)

Los cálculos del equipo investigador de Oxford son tener al menos 1 millón de dosis de la vacuna que hallen en septiembre, mientras que el Imperial College de Londres espera hacer lo mismo con otra que estudia a finales de este año, según EFE.

Los expertos coinciden en que la única vía para que el gran número de países que ha implementado medidas de cuarentena pueda volver a la normalidad completa es hallar una vacuna contra el nuevo coronavirus y que esta se pueda producir en masa.

Lee: Así podemos evitar que otras especies compartan más virus al ser humano

También para septiembre, China podría tener una vacuna que planea destinar a trabajadores sanitarios.

“Quizás en septiembre podríamos tener una vacuna para ser usada en emergencia, por ejemplo, si tenemos una emergencia con un brote del virus de nuevo (…) podría ser usada por grupos especiales como los trabajadores sanitarios”, dijo Gao Fu, director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de ese país, en una entrevista con el canal internacional de la televisión estatal china.

Gao estimó que a principios del próximo año las vacunas con las que está ensayando China podrían estar ya listas para usarse en personas sanas, aunque todo dependerá de la evolución del proceso de investigación y desarrollo.

Además, explicó que en este momento en China hay dos vacunas “candidatas” bajo ensayos clínicos: una es una vacuna de vector de adenovirus y la otra una vacuna inactivada, ambas en la segunda fase de experimentación clínica. Dichas vacunas han sido desarrolladas por el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan del Grupo Nacional Farmacéutico Chino y un laboratorio en Pekín de la compañía Sinovac Biotech.

Lee: ¿A quién asignarán los médicos los respiradores?

Alemania autorizó los primeros ensayos clínicos de una vacuna contra el nuevo coronavirus, indicó el miércoles el órgano regulador del país, que aprobó tests en voluntarios de una vacuna desarrollada por la firma germana Biontech y el gigante estadounidense Pfizer.

“El Instituto Paul-Ehrlich ha autorizado los primeros ensayos clínicos de una vacuna contra la COVID-19 en Alemania”, dijo el órgano regulador en un comunicado, según la agencia AFP.

Dudas sobre el tiempo

Aunque está abierta la carrera para producir una vacuna contra el COVID-19, no es seguro que se pueda encontrar una, dijo este viernes el jefe de la Alianza mundial de vacunas, (GAVI), Seth Berkley.

“Uno de los desafíos es que no sabemos si podremos hacer una vacuna“, precisó Berkley en una rueda de prensa virtual en Ginebra.

Si bien normalmente una vacuna tarda hasta 10 y 15 años en desarrollarse, Berkley agregó, dice la agencia AFP, que los primeros ensayos contra la COVID-19 podrían estar disponibles en los próximos 12 a 18 meses “si tenemos mucha suerte”.

 

Según la OMS habitualmente el período para que una vacuna pueda estar disponible para su uso a nivel masivo es de al menos entre 12 y 18 meses.

Jugadores de bitcoin buscan el medicamento contra el COVID-19

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre