La brecha de la salud en México
iStock

“La salud es ante todo, un derecho humano”, destacó Pablo Kuri, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud. “En nuestro país esto está consignado desde principios de los años ochenta. Sin embargo, lamentablemente, este derecho aún sigue siendo aspiracional para muchos mexicanos”.

Durante el primer Foro SaludMX, organizado por TecSalud y FunSalud, en colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que se llevó a cabo este 16 de mayo en la Ciudad de México, una docena de expertos discutieron los retos que nuestro país enfrenta actualmente en materia de salud.

“La salud no lo es todo pero, sin ella, no hay nada”, agregó Kuri durante su conferencia magistral. “Sin duda se trata de un componente del desarrollo individual y colectivo, ya que se traduce en mucha más productividad y mucho mejor desarrollo. Es una inversión. Está demostrado que si se invierte en salud se obtiene un alto retorno. Además, es un elemento de inclusión y estabilidad, es un igualador social”.

Sin embargo, la brecha de salud en nuestro país va en aumento, recordó en su ponencia Felicia Knaul, directora del Instituto de Estudios Avanzados para Las Américas de la Universidad de Miami. “Desde el lado de la demanda vemos crecimiento poblacional, transición tecnológica y migración. Mientras que del lado de la oferta hay un diseño obsoleto, recursos insuficientes, una situación no balanceada entre lo público y lo privado, gasto del bolsillo todavía elevado e ineficiencias en la operación”.

¿Qué es lo que necesita México? Según Knaul, nuestro país necesita construir un sistema de salud universal eficiente y flexible, que pueda crecer, reestructurarse e innovar de acuerdo a las necesidades de la población, promoviendo la equidad y el desarrollo económico con la máxima participación de todos.

Julio Frenk, presidente de la Universidad de Miami, destacó que, para lograrlo, lo primero que hay que hacer es entender las dos definiciones de universal. “La primera”, dijo, se refiere a un sistema de salud que cubra a todos los ciudadanos. La segunda habla de un sistema que cubra, no solamente a todos, sino también con los mismos beneficios y bajo las mismas reglas”.

“Hay que hacer un último gran esfuerzo para incluir a todos pero igualmente importante es que todo mundo tenga los mismos derechos. Ello requiere la instauración, no de un sistema único de salud, sino de un sistema uniforme”, agregó.

Tres retos a atacar

“¿Qué nos preocupa del acceso a la salud?”, preguntó Héctor Valle, presidente ejecutivo de FunSalud, en conferencia de prensa. “Tres cosas: la falta de infraestructura, de profesionales de la salud y de medicamentos”.

Para ilustrar la urgencia de estas carencias, Valle y el resto de los invitados al Foro SaludMX, mencionaron algunos datos. “Sobre la falta de infraestructura podemos poner como ejemplo la falta de camas en los hospitales. Hoy, hay 1.5 camas por cada 1,000 habitantes, versus cinco camas que hay en otras naciones de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos)”, detalló el presidente de FunSalud.

El siguiente gran reto a superar es la falta y mala distribución de los profesionales de la salud. “De acuerdo con datos de la OCDE, tenemos 2.2 médicos por cada 1,000 habitantes; 33.8 ginecólogos y obstetras por cada 100,000 mujeres; y 1.2 psiquiatras por cada 100,000 habitantes. Pero en otras especialidades, no tenemos recursos humanos”, recordó David Kershenobich, director general del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ).

“Diabetes y enfermedades cardiovasculares son nuestros principales problemas pero, hoy, no nos alcanzan los cardiólogos, no nos alcanzan los internistas. Tenemos un número de endocrinólogos muy bajo. Hay enfermedades que predominan en el país para las cuales no tenemos recursos humanos que las atiendan”, añadió.

“Y, ¿dónde están los médicos?”, preguntó Kershenobich. “ Están en la Ciudad de México, en Nuevo León y en Jalisco. Y por el lado contrario hay estados que prácticamente no tienen cardiólogos, no tienen psiquiatras, no tienen oncólogos y no tienen endocrinólogos”.

Finalmente está el tema de falta de medicinas y equipo médico, respecto al cual Héctor Valle comentó que los productos más recientes tardan de cuatro a cinco años en llegar a nuestro sistema de salud pública. Además, el director del INCMNSZ urgió “incorporar la tecnología como un instrumento de educación médica continua y de desarrollo profesional. Y lo más importante: incorporar la innovación a la práctica profesional”.

“No todo es recursos, es manera de pensar y de planear”, concluyó. “No tenemos conciencia de nuestra salud hasta que la perdemos, debemos cambiar eso”, terminó Pablo Kuri.

SaludMX reúne a expertos para discutir el futuro de la salud en México

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre