University of California, Irvine

El más grande desafío que enfrenta hoy la humanidad es el de permitir y lograr que la comunidad científica global trabaje en conjunto para salvar al planeta. Así lo consideró Kumar Wickramasinghe, profesor e investigador de la Universidad de California en Irvine, Estados Unidos.

En entrevista con Rodolfo Rubio, Vicepresidente de Comunicación e Imagen Institucional del Tecnológico de Monterrey, el experto en nanotecnología aseguró que “el planeta está en peligro debido a todas las cosas negativas que le estamos haciendo” y a que “no lo estamos cuidando como deberíamos”.

Para salvar a la Tierra, y a nosotros mismos, la clave es “que los científicos trabajen juntos” a través de las fronteras y sin interferencia política, dijo.

Wickramasinghe, nacido en Sri Lanka, se dedica especialmente a desarrollar instrumentos para la nanotecnología.

Ha creado “microscopios muy potentes para poder observar estructuras y superficies a nanoescala” para permitir a los expertos “ver lo que están haciendo, ya que trabajan con estructuras y superficies al nivel de las moléculas”.

Uno de ellos el microscopio de fuerza atómica (AFM), instrumento esencial en el desarrollo de la nanotecnología, para la caracterización y visualización de muestras a dimensiones nanométricas.

A partir de este 2018, el srilanqués estará visitando nuestro país un par de meses al año para trabajar con estudiantes, profesores e investigadores del Tecnológico de Monterrey.

“Tengo muchas ganas de trabajar con ellos”, comentó a Rubio. “Son personas muy entusiastas y trabajadoras”. Kumar Wickramasinghe adelantó que ya discutió con mexicanos la posibilidad de desarrollar “dos o tres proyectos” en conjunto, incluido uno que estudiará las células madre “con nuevas herramientas” nanotecnológicas.

El yin y el yang de la ciencia

A lo largo de la historia, los grandes hitos de la ciencia han traído consigo “algo bueno, pero también algo malo”, y el caso de la nanotecnología no es la excepción.

Ahí es donde los gobiernos y las regulaciones entran, la “interferencia política” de la que habló al principio de la conversación con Rodolfo Rubio.

“A veces éstas impiden el progreso científico, pero también las necesitamos para evitar el mal uso de los avances científicos y tecnológicos”, explicó. Lo importante, opinó, es mantener el equilibrio.

“Debemos permitir que la comunidad científica cruce las fronteras, evitar que la prioridad de los gobiernos sea quedarse con la propiedad intelectual de las ideas, colaborar. Procurar que las personas con el conocimiento y el cerebro puedan compartirlo, pero manteniendo un control para evitar los usos peligrosos de los desarrollos”, concluyó Wickramasinghe.

Artisanópolis: un paraíso ‘sin regulación’ para la investigación científica

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre