Expansión

Por Edgar Sigler:

La reforma energética no ha provocado un boom en la producción petrolera del país –que, de hecho, está ahora en mínimos desde 1980–, pero sí en un recién llegado: la energía solar.

Su producción vive un auge en México. Era una de las fuentes renovables más desaprovechadas, pero en 2016 fue la gran ganadora de las licitaciones de CFE para adquirir energía eléctrica generada por empresas privadas. De los 2,200 megawatts (MW) contratados por la CFE en la primera de ellas, por ejemplo, 1,700 MW fueron solares y sólo 500, eólicos.

Lee: Kirén Miret, en busca de tiburones ‘caza emprendedores’

La nueva regulación hizo rentable la instalación de los paneles, dice Israel Hurtado, secretario general de la Asociación Mexicana de Energía Solar. En este contexto, algunas nuevas empresas han sabido posicionarse rápidamente para convertirse en los gigantes de la industria. Es el caso de Galt Energy, de José Hernán Zambrano, una compañía de paneles solares. “Empezamos como todos, conociendo a la industria, y, poco a poco, comenzamos a ganar tracción”, cuenta. La firma dice que ya tiene cerca de un tercio del mercado en Monterrey, y abrió operaciones en la Ciudad de México, León, Querétaro, La Paz y Tijuana.

Para consolidarse, el emprendedor egresado del Tecnológico de Monterrey, supo innovar: creó un fondo para financiar  a sus clientes la instalación de los paneles, con el apoyo de varios inversionistas. “Hicimos mucho esfuerzo para que los inversionistas nos creyeran que el tema del historial crediticio no es tan importante como lo hacen ver los bancos”, dice.

Por si no lo viste: Ricardo Weder, ‘manejando el futuro’ en Cabify

Con ello, la firma, que ya instaló paneles en cerca de 2,000 hogares, ahora planea alcanzar 1,800 más y crecer de 50 a 120 millones de pesos este año.

TE RECOMENDAMOS:

Destacan EXATEC entre las 30 promesas de Expansión

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre