(Foto: Cortesía Jorge Guevara)

Cuando Jorge Guevara entró a trabajar a la empresa American Express pensó que no hablaría de su sexualidad, ni de su pareja. Después de malas experiencias que tuvo con otra empresa.

Pero desde hace 10 diez años, él, junto con la red interna de colaboradores LGBTQ+ de American Express se convirtieron en el primer contingente de una empresa que participó oficialmente en la Marcha del Orgullo. Ahora, cada año caminan alrededor de 170,000 personas, con más de 120 empresas.

Recomendamos: El EXATEC que apuesta por la inclusión y la diversidad desde Novartis

El trabajo del EXATEC –quien estudió Ingeniería en Sistemas en el Campus Monterrey– lo ha llevado a alzar la voz y buscar la mejora en la calidad de vida dentro y fuera de las paredes de la empresa, donde se desarrolla como vicepresidente de comunicación para América Latina.

Cuenta en entrevista para Tec Review que han apoyado a sus empleados durante la Covid-19. Algunos se han visto obligados a salir del clóset con sus familias. Mientras, las mujeres han sufrido violencia doméstica.

Orgullo LGBT

¿Cómo llegaste a American Express?

Fue después de una mala experiencia en temas de diversidad en otra compañía. Pensé que nunca volvería a sacar ese tema de vida en una empresa. Pero en la empresa, cuando pasé el proceso de reclutamiento, pude registrar en mis seguros de vida y de gastos médicos a la persona con la que luego me casé. No tuve necesidad de presentar algún comprobante o carta notarial, porque aún no existía la Ley de Sociedad de Convivencia

La que era mi líder tuvo la idea de impulsar una red LGBTQ+ llamada Pride, como ya lo hacía la compañía en otras regiones. Con ella pude salir del clóset. Comencé a trabajar para tener un ambiente de trabajo libre de discriminación y con las mismas oportunidades para todos.

¿Cómo ayudó el pronunciamiento en favor de la comunidad gay?

La gente no podía creer que American Express estuviera participando. Hasta la misma organización de la marcha nos preguntó si teníamos el permiso de la empresa y nos hicieron entregar una carta comprobando que nos estaban dejando marchar usando el nombre de la compañía. 

Ahora los edificios y corporativos ponen en Reforma banderas, pero en aquel entonces no era así. Nadie ponía ni una señal de apoyo a la comunidad. El hecho de que la compañía se atreviera a hacer este pronunciamiento ayudó a que se tocaran más estos temas.

(Foto: Cortesía American Express)

Inclusión y diversidad

¿No hubo miedo a las críticas de los clientes?

Sí, fue un punto que nos puso a pensar. Pero no para frenarnos o pensar que con ello perderíamos clientes. La compañía buscaba un cambio social para sus empleados, así que también se debe contribuir para que su vida sea de buena calidad fuera de las paredes de la empresa.

El país sigue siendo súper machista, homofóbico. Hay muchos crímenes de odio contra la población trans, así que hay mucho trabajo por hacer todavía. 

Hay opiniones en contra siempre que posteamos en redes estos temas. Pero nunca tuvimos que defendernos como compañía. Son también seguidores en redes sociales los que defienden la postura.

Para lo que trabajamos en temas de inclusión y diversidad lo hacemos para quitar estereotipos y redefinir valores. Es importante que las empresas entiendan que la diversidad e inclusión no son lo mismo.

La diversidad existe. Lo que debes hacer como empresa es reconocer que tus empleados son diversos en manera de pensar, cultura, antecedentes socioeconómicos, académicos, orientación social.

La inclusión es el trabajo que como empresa tenemos que hacer para asegurarnos de que todas las personas tienen exactamente las mismas oportunidades. Garantizar que sean tratados exactamente igual desde el proceso de selección hasta que dejan la compañía. Que no por ser hombre va a ganar más o por ser mujer no tendrá un ascenso.

La pandemia obliga a algunos a salir del clóset

¿Cuáles fueron las medidas que tomaron en estos temas durante la pandemia?

Se ofrecen plataformas virtuales de apoyo emocional, psicológico para todos los empleados. En el caso de la comunidad LGBT, pudimos observar a personas que no estaban fuera del clóset en su casa y durante la pandemia tuvieron que decirles a sus familias. Otros han tenido que seguir escondiéndose. En el caso de las mujeres, el apoyo emocional y psicológico estuvo más enfocado en temas de violencia de género.

Respecto al bienestar físico también se dan clases de yoga . Enviamos manuales de ejercicio y nutrición desde casa.

Además, en marzo se hizo un pronunciamiento de que no habría despidos relacionados con la Covid-19 en todo el año. Eso es muy importante, porque la gente empieza a escuchar que en otros lugares sí los hay o hacen recortes de salarios. Nosotros, al ser una empresa de servicio, le quitamos la ansiedad a los empleados para que no tuvieran que preocuparse por el dinero porque ya traen la preocupación de la salud y la familia. 

Sin prisa por dejar el home office

¿Ya tienen plan de regreso a las oficinas?

Desde que empezó el home office se creó un grupo global para planear el regreso, pero no tenemos ninguna prisa por volver. Estamos planeando cómo se hará y qué medidas necesitamos en las oficinas acercade la distancia social y la medición de temperatura. No estamos ni cerca de definir una fecha de regreso.

En el caso de México probablemente volveremos en marzo o abril del 2021, aunque puede que un grupo regrese antes por razones de trabajo.

¿Te gustan nuestros contenidos? Puedes suscribirte gratis a nuestro newsletter

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre