microgotículas, sospechosas de propagar el coronavirus
iStock

Además del contacto con superficies infectadas, y por gotículas emitidas por alguien que estornudó y tiene el virus, un científico japonés considera posible que el COVID-19 también se contrae mientras se platica con alguna persona infectada.

“Pareciera que la transmisión estuviera ocurriendo durante las conversaciones”, dice Kazuhiro Tateda, Presidente de la Asociación Japonesa de Enfermedades Infecciosas.

Según el especialista, todo se debe a algo más pequeño que las tan señaladas gotículas, según declaraciones que brindó a la cadena NHK World.

“Aun cuando la gente mantenga cierta distancia. Esos casos no pueden ser explicados como un contagio normal a través de gotículas. Pensamos que este contagio viene por partículas micrométricas. Este mecanismo de transmisión puede ser llamado infección a través de microgotículas”, dice.

Desde la detección del nuevo coronavirus, los especialistas del sector médico han sostenido que éste se transmite por el contacto con saliva infectada.

“Lo que sabemos es que el virus entra por nariz, ojos y boca, que viaja en gotitas de saliva o de agua que se expelen al estornudar o al toser”, dice Susana López Charretón, investigadora adscrita al Instituto de Biotecnología de la UNAM, en una comunicación escrita.

“Si tenemos las manos contaminadas y nos tocamos, facilitamos que los virus se introduzcan a nuestro organismo”, exponen por su lado los especialistas de TecSalud.

La investigación

En los experimentos para revisar el comportamiento de las gotículas sospechosas para Kazuhiro Tateda, se utilizaron rayos láser y cámaras de alta sensibilidad.

Los investigadores detectaron que durante una conversación entre dos personas, se generan microgotículas que permanecen sin desviarse.

“No podemos descartar la posibilidad de que las microgotículas hayan extendido la propagación del virus hasta cierto punto”, expone Kazuhiro Tateda.

Refiere que las microgotúculas transportan muchos virus, y nosotros producimos esas microgotículas cuando hablamos en voz alta, o respiramos de forma agitada. “La gente a nuestro alrededor las inhala ,y así es como el virus se propaga”, dice.

La tecnología que usaron los investigadores en el experimento, les permite detectar gotículas tan pequeñas como de 0.0001 milímetros.

Ventilación

Cuando en un espacio pequeño, como un salón, una persona tose, esparce alrededor de 100 mil gotículas, las cuales hasta 20 minutos después de haber sido expelidas, siguen flotando en el aire si el lugar está cerrado, muestra otro experimento.

“Si el aire no circula, las microgotículas no se moverán, y como no pueden moverse por sí mismas, se quedan en su lugar por un tiempo”, expone Masashi Yamakawa, profesor asociado en el Instituto de Tecnología de Kioto.

Para evitar que las microgotículas sean estacionarias, se sugiere abrir las ventanas e incrementar la cirulación del aire.

“Es importante crear dos salidas de aire, hagan esto por lo menos una vez cada hora (ventilar), eso disminuye de manera considerable el riesgo de infección”, dice Tateda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre