NASA / JPL

Astrónomos de la Universidad de Texas en Austin, en colaboración con Google, descubrieron mediante el uso de Inteligencia Artificial (IA) dos nuevos exoplanetas ocultos en los archivos del Telescopio Espacial Kepler, de la NASA.

El equipo, liderado por la estudiante de UT Austin, Anne Dattilo, desarrolló un algoritmo que analiza los datos tomados por el telescopio para descubrir las señales que no fueron detectadas por los sistemas comunes.

Puedes leer: 5 planetas de Star Trek que la NASA quiere visitar

La técnica con la cual fueron hallados los planetas de la misión extendida de Kepler, K2, sería una alternativa, a largo plazo, para identificar mundos extrasolares adicionales a los métodos tradicionales.

El integrante del equipo, Andrew Vanderburg, miembro de la NASA Sagan en la Universidad de Austin, dijo que este algoritmo y otras IA serían importantes en la búsqueda de planetas similares a la Tierra en un futuro cercano.

space astronomy GIF by MIT

Vanderburg señaló que la AI ayudará a buscar el conjunto de datos de manera uniforme, incluso si cada estrella tuviera un planeta del tamaño de la Tierra a su alrededor.

“Cuando miramos con Kepler, no los encontraremos a todos. Eso es solo porque algunos de los datos son demasiado ruidosos, o a veces los planetas no están alineados correctamente. Por tanto, tenemos que corregir los que perdimos”, apuntó en un comunicado de la Universidad.

El investigador señaló que los exoplanetas descubiertos por Dattilo, son típicos de los planetas que se encuentran en el Sistema Planetario K2, están cerca de su estrella anfitriona, con períodos orbitales cortos, son calientes y de tamaño mayor a la Tierra.

Uno de los mundos, K2-293b, orbita una estrella a 1300 años luz de distancia, en la constelación de Acuario. El otro es, K2-294b, orbita a una estrella a 1230 años luz de distancia, en la misma ubicación que el planeta anterior.

Lee: Inteligencia Artificial verdaderamente inteligente: ¿un riesgo humano?

Por su parte, Anne Dattilo explicó el algoritmo actual se puede usar para probar todo el conjunto de datos K2, de cerca de 300 mil estrellas.

Agregó que el método podría ser aplicable a la misión sucesora de Kepler, TESS, lanzada en abril de 2018.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre