Envato Elements

Los restos encontrados de un dinosaurio encontrado en Ecuador revelan que esta especie de titanosaurio era talla pequeña y que se alimentaba de vegetación, de acuerdo con la investigación a cargo de Galo Guamán, jefe del equipo de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL), que realiza el análisis de los fósiles de dinosaurio en ese país.

Este tipo de dinosaurios, cuadrúpedos y herbívoros, habitaba en la región por la abundante vegetación pero recuperar sus restos es difícil por las características del terreno, que se ha erosionado con el paso del tiempo. “Parece que tenía una coraza protectora en el lomo y era herbívoro, por lo que debió adaptarse al tipo de vegetación corta, de no más de tres metros, existente en la zona, lo que habría determinado su tamaño”, dijo Guamán.

Aunque el hallazgo ocurrió en 2017, apenas la UTPL informó que este es el hallazgo del “primer fósil de un vertebrado de gran dimensión del periodo Cretácico en el país”. El nombre que recibió el ejemplar fue Yamanasaurus lojaensis, que hace referencia a Yamana, provincia de Loja, donde se encontró el fósil, que se encuentra a 900 metros de altura y su clima es cálido y seco.

El titanosaurio descubierto era “de un largo de seis metros y aproximadamente de dos metros de altura (aunque) por su cuello largo tal vez alcanzaba los tres metros”, detalló el investigador.

Lee: Científicos reconstruyen el último día de los dinosaurios 

“Estos restos pudieron quedar al descubierto por dos razones: una por afloración de material por las crecientes de los riachuelos en el invierno que limpiaron el sector, dejando las muestras expuestas; o que a finales de los noventa hubo prácticas mineras que pudieron generar un movimiento de tierras y que desenterraron algunos vestigios”, señaló el líder del estudio.

Guamán suele llevar a sus estudiantes de geología a recorridos por el campo de Yamana, donde Francisco Celi, octagenario de la región, les dio la primera pista de los restos. “Tengo una roca especial”, le dijo Celi al investigador hace más de dos años. Se trataba de una vértebra sacra de la cola del dinosaurio.

A partir de entonces, otros docentes se unieron a la búsqueda y encontraron más piezas, luego sumaron a especialistas en fósiles de Argetina y conformaron un equipo científico para trabajar en el caso.

Con información de AFP.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre