El hallazgo de
NASA

Si probaras un pedazo de la superficie de la luna Europa de Júpiter, percibirás uno de los sabores que nos son más familiares a los habitantes de la Tierra: la sal de mesa.

Así lo descubrió un grupo de científicos investigadores de la agencia espacial estadounidense (la NASA) y del Instituto Tecnológico de California (Caltech), cuyo trabajo fue publicado en la revista Science Advances.

Este equipo de expertos encontró que la capa de hielo que cubre a Europa contiene cloruro de sodio (NaCl), el principal componente de la sal que usamos en la comida.

Este hallazgo fue posible, inicialmente, gracias a imágenes recolectadas por la sonda Galileo a mediados de la década de los noventa que muestran que algunas partes de la superficie del satélite natural son color amarillo.

A partir de esta observación se comenzaron a analizar datos recogidos por el espectrómetro infrarrojo de Galileo.

Esta información permitió descubrir que la superficie de la luna Europa tiene una capa gruesa de hielo y que debajo de ésta hay un amplio océano. Pero los científicos no lograban explicar el color amarillo sobre Europa.

NASA

Sal de mesa

En 2015 Kevin Hand, uno de los autores del reciente estudio, y Robert Carlson, ambos astrónomos de la NASA, hicieron un experimento con sal de mesa (cloruro de sodio), sometiéndola a las mismas condiciones que tendría en el satélite de Júpiter.

Irradiaron la sal con electrones y vieron que adquiría una tonalidad amarilla, similar a la que se aprecia en la luna Europa. Pero la coincidencia de color no era suficiente para probar que se trataba de cloruro de sodio, se necesitaban más pruebas.

En 2017, Samantha Trumbo recurrió al Telescopio Hubble para observar la superficie de Europa y despejar las dudas. Los datos del telescopio espacial coincidieron con los del experimento de la sal de mesa de la NASA.

Estos resultados fueron los que permitieron inferir la presencia de cloruro de sodio en la luna de Júpiter.

¿Por qué es tan importante?

Hay cloruro de sodio en y debajo de la corteza de hielo de Europa pero, ¿por qué es su presencia relevante?

Si los expertos logran comprobar que esta sal de mar proviene del océano de la luna de Júpiter, “podría significar que el océano del satélite es similar al océano de la Tierra”, dijo Trumbo, de Caltech, a BBC Mundo.

“Esto podría significar que (en el océano de Europa) hubo procesos químicos parecidos a los que tuvimos en la Tierra”, explicó la científica.

Entonces, ¿quiere decir esto que el océano de Europa podría albergar vida como la que guardan los mares de nuestro planeta?

Samantha Trumbo aclaró que lo que esta investigación sugiere es que las aguas de este satélite cuenten con las condiciones que permiten la existencia de vida. “Pero ciertamente no dice nada directamente sobre la existencia de vida”.

CON INFORMACIÓN DE BBC MUNDO

Grandes cuchillas de hielo impedirían aterrizar en luna Europa. Entérate aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre