iStock

Conferencias que han sido hackeadas y personas que han tomado el control de las presentaciones en los seminarios web han comenzado a ser problemas en eventos de compañías, prensa y hasta en clases en línea a través de plataformas como Zoom a las que se está recurriendo para seguir las tareas durante la “nueva normalidad”.

Hace una semana, una videoconferencia organizada por el Distrito Escolar Alpine, en Utah, fue hackeada con imágenes pornográficas durante un mensaje del director para estudiantes de una escuela primaria a través de Zoom.

La pandemia por la Covid-19 puso a prueba a diversos sectores como el educativo en materia de ciberseguridad para evitar brechas que vulneren los datos de los alumnos y profesores como también sucedió en la Universidad de California, San Francisco.

Un grupo de hackers realizó con éxito un ataque de ransomware, en donde los atacantes restringen el acceso a información del sistema infectado y pide un rescate a cambio.

La escuela confirmó que fue víctima de la intrusión, pero no dio detalle sobre qué parte de su red quedó comprometida.

¿Las escuelas mexicanas están en riesgo?

A nivel mundial, más de 1,200 millones de estudiantes están fuera de sus aulas y en México, las instituciones educativas han tenido que hacer una transición rápida de sus programas, clases, sistemas de calificación e interacciones institucionales entre el profesorado y los estudiantes, al ámbito digital y esto puede traer inconvenientes durante las clases.

“Los intrusos en las juntas son un nuevo peligro. Las juntas virtuales a través de plataformas de videoconferencias es una modalidad que llegó para quedarse. Con adecuados controles de acceso y gestión de privilegios, así como analítica del comportamiento del usuario pueden prevenir y detectar escenarios de riesgo”, indicó Gerardo Flores, country manager para México y Centroamérica de la firma de ciberseguridad Forcepoint.

Una de las soluciones que propone la compañía es apostar por la capacitación y concientización de los empleados con respecto a temas relacionados con la seguridad informática para facilitar la ejecución de las tareas de manera más segura pues ahora están utilizando equipos personales y aplicaciones de nube.

Te puede interesar: Ciberdelincuentes aprovechan la pandemia para incrementar ataques

Universidades, foco rojo

Eloy Ávila, director de tecnología de Darktrace en América, asegura que aunque la transición al aprendizaje en línea tiene desafíos como los problemas de acceso confiable a internet y la acentuación de la brecha digital, pocas instituciones de educación superior discutieron la importancia de la ciberseguridad.

“Proveer seguridad a las instituciones de educación superior es un desafío único en comparación con otro tipo de organizaciones dado que las instituciones de educación superior generalmente priorizan un entorno de TI de acceso abierto para facilitar el intercambio de información”, indica Ávila.

Según el experto de Darktrace, las universidades son un objetivo de alto valor para los ciberdelincuentes debido a la gran cantidad de información confidencial como detalles financieros de los estudiantes. Sin embargo, asegura que las redes universitarias se encuentran entre las más difíciles de proteger debido a la gran cantidad de estudiantes y el personal que se conecta a ellas y a los cientos de puntos de acceso.

Otro punto vulnerable es el alto volumen de correos electrónicos que se envía entre los estudiantes y el personal que utiliza direcciones institucionales y los vuelve un objetivo ideal para ataques de phishing, en donde los atacantes lanzan campañas de correo electrónico fingiendo estar relacionadas con la Covid-19 y sus actualizaciones y dar clic en el contenido roban su información.

“Se hacen pasar por correos de cuándo las restricciones de distanciamiento social podrían disminuir. Con estudiantes y profesores igualmente encerrados en sus hogares y desesperados por actualizaciones, pueden ser más susceptibles de lo normal, para dar clic en enlaces sospechosos y descargar el malware”, indicó Ávila.

Apostar por la tecnología

De acuerdo con el experto, la Inteligencia Artificial (IA) en seguridad cibernética ofrece una respuesta convincente a los desafíos de nuevos ataques pues al aprender patrones de comportamiento “normal” de un sistema, esta tecnología es capaz de identificar los primeros signos de amenazas.

“El objetivo principal de las universidades es proporcionar entornos de aprendizaje accesibles en la plataforma más segura posible. Sin la ayuda de la IA para hacer parte del trabajo pesado durante la pandemia actual, este objetivo será casi imposible de alcanzar”, finalizó Ávila.

Recomendamos: Agenda Covid-19: Pacientes asintomáticos generan menor inmunidad

Tec Review crece: estrena sitio en inglés y podcast. Sigue nuestros contenidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre