iStock

Hoy, los egresados universitarios se enfrentan a una gran revolución industrial. La implementación de la Inteligencia Artificial (AI) y la automatización transformarán por completo los espacios de trabajo. Tales cambios requerirán que los futuros empleados o ya trabajadores amplíen sus ‘catalogo’ de habilidades o adquieran nuevas.

El informe Skill shift automation and the future of the workforce, publicado en 2018 y realizado por el McKinsey Global Institute, señala tres grupos de habilidades que serán las más demandadas para el 2030.

Lee: ¿Qué habilidades necesitará un empleado en 2030?

Cognitivas superiores

Los egresados deben ser creativos, contar con habilidades avanzadas de escritura y alfabetización, así como con habilidades cuantitativas y estadísticas. También con un pensamiento crítico para la toma de decisiones. Gestionar y guiar proyectos. Tener la capacidad de procesar información compleja.

Sociales y emocionales

Los nuevos talentos deben tener habilidades de comunicación y negociación, interpersonales y de empatía. Contar con la capacidad de liderazgo y gestión de los demás. Ser emprendedor y tener iniciativa. Debe adaptarse y no parar en su aprendizaje, ya que éste debe ser continuo. Debe enseñar y mentorear a otros integrantes del equipo.

Tecnológicas

Los egresados deben contar con habilidades básicas digitales, así como en tecnologías de la información y programación, matemáticas y análisis de datos, investigación científica y desarrollo e ingeniería.

De acuerdo con el informe, estos dos últimos grupos de habilidades  han sido más demandados desde el 2016, y se prevé un aumento aún mayor rumbo al 2030.

Por si no lo viste: ¿Por qué los egresados del Tec están entre los ‘más deseados’ por las empresas?

Ser polímata, un ‘híbrido de habilidades’

El contar con preparación y conocimiento brinda la oportunidad destacar entre los demás y con ello tener mejores oportunidades laborales; sin embargo, ser un polímata, un ‘híbrido de habilidades’, será casi una necesidad para el futuro.

La polimatía es la capacidad de alcanzar la excelencia en dos o más áreas del conocimiento tan diversos como las artes, las ciencias, los negocios, el deporte, la tecnología o las humanidades.

Los ejemplos y modelos actuales de polímatas son los empresarios Steve Jobs y Elon Musk, quienes destacan por los casos de éxito de sus tecnológicas. 

Te puede interesar: Ocho emprendedores que fracasaron antes de alcanzar el éxito

Un estudio realizado por la Universidad de Deusto y la empresa 3M, señala que el cambio tecnológico y la competencia global genera más incentivos que nunca para innovar.  “Los trabajadores más valiosos del futuro no serán los mejores ingenieros o mejores programadores, sino los polímatas”, subraya la investigación.

Te compartimos cinco ventajas de ser un polímata:

1.- Este tipo de personas pueden generar “semillas” de innovación dentro de grupos de trabajo en los que se involucran.

2.- Quien desarrolla más capacidades intelectuales y creativas tiene facilidad de adaptación al cambio.

3.- Además, cuenta con un arsenal de herramientas intelectuales amplio, lo que enriquece a su entorno.

4.-Une a grupos de trabajo especializados, lo que mejora el flujo de comunicación en su entorno.

5.- Más eficiencia y eficacia en la finalización de los diversos procesos y objetivos marcados por el grupo de trabajo.

TE RECOMENDAMOS:

Tendencias innovadoras para educar a los profesionales del futuro

CON INFORMACIÓN DE JOSÉ ALBERTO CASTRO / TEC REVIEW EDICIÓN 20.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre