@Grinscooters

Por: Jair López

Grin hoy está en México varios pasos adelante que Uber en una industria que recientemente ha seducido a inversionistas: los patines eléctricos compartidos.

Cofundada por Jonathan Lewy y Sergio Romo, Grin podría contar la misma historia que Mercado Libre en el comercio electrónico. Por anticiparse a una industria en la región, los grandes jugadores como Amazon no han logrado afectar su negocio.

Grin tiene apenas una semana que comenzó a operar en la Ciudad de México. En ese tiempo ha logrado captar a 5,000 personas que ya descargaron la app de manera orgánica y que están repitiendo viajes.

Lee: Uber cumple cinco años en México e implementa nuevas funciones

La idea de crear Grin nació del mismo uso del scooter eléctrico de Romo.

“El concepto del patín en sí nació del mismo Sergio. Llevaba más de dos años que tenía un patín y que se movía en la ciudad. Pero el debate era que tener un patín eléctrico no resolvía el problema porque tienes que cargarlo, moverlo y si se te poncha una llanta cambiarla”, explicó Lewy. “Hasta que escuchamos del modelo y lo probamos en Los Ángeles vimos que esa era la solución. El modelo compartido, por el costo y comodidad era lo que se acomodaba a mí y a otros usuarios”, agregó.

Hoy este modelo en países, entre ellos Estados Unidos, ya lo llevan a cabo compañías como Lime, que recientemente fue valuada en 1,000 millones de dólares luego de levantar 335 millones de dólares de empresas como Uber; y Bird, que estaría por levantar una ronda de financiamiento que duplicaría su valuación.

La bici no es competencia 

Romo señala que si bien las bicicletas compartidas como Mobike, VBike e incluso Ecobici pueden lucir como competidores para Grin, los verdaderos rivales de la empresa son firmas como Uber o Cabify.

“No compites con las bicis pero quizá sí con el auto por la última milla. Creo que el servicio de las bicis es excelente y tiene una gran cobertura ya pero para ciertos usuarios este medio de transporte no es ideal por el esfuerzo físico que requiere y por las consecuencias de éste que es sudar, por ejemplo”, precisó el cofundador.

Por si no lo viste: Bicis compartidas sin estación llegan a México

En México, dice Eugenio Perea, inversionista y director de la aceleradora Founder Institute, los scooters eléctricos pueden tomar un porcentaje enorme de los viajes que hoy los usuarios realizan en taxi, Uber o Cabify para distancias menores a dos kilómetros.

“En lo que pides el coche, llega, subes y atraviesas el tráfico en el scooter vas y llegas”, mencionó Perea.
El costo del servicio 

El precio de Grin es de 15 pesos de “banderazo” o por los tres primeros minutos de servicio. Después, cada minuto tiene un precio de dos pesos.

La idea, señalan los fundadores de la startup, es que el gasto promedio por usuario sea de 20 pesos. Eso, explica Romo, representa la mitad de lo que un servicio de taxi bajo demanda cuesta para distancias cortas.

Si bien Grin continúa haciendo pruebas del servicio y conociendo los hábitos de uso de sus clientes, cualquier usuario puede comenzar a emplear los scooters descargando la app.

Al momento de redactar esta nota, Grin tenía disponibles 20 patines en Roma Norte y Condesa, sin embargo los directivos apuntaron que esperan que en los siguientes días sean 60 scooters los que se encuentren en funcionamiento.

De ejecutar bien el modelo de negocio, Perea augura éxito para Grin.

“Se lo pueden llevar a Bogotá, Buenos Aires y desplegarlo por Latam. Tienes el mercado de latinoamericano listo para expandirlo”, mencionó el inversionista.

TE RECOMENDAMOS:

Ir en bicicleta al trabajo te ayudará a reducir el estrés

CON INFORMACIÓN DE EXPANSIÓN.MX

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre