Envato Elements

Por: Erendira Reyes

El caso de éxito de Estonia ha sonado en Europa y el mundo por lograr acelerar la economía y la innovación en un país que hace 28 años aún pertenecía a la Unión Soviética y que por ende había estado cerrado al mundo. Viljar Lubi es su actual secretario general del Ministerio de Asuntos Económicos y Comunicaciones y con 42 años de edad ha logrado atestiguar el antes y el después de un gobierno que cambió su forma de planear y ejecutar planes. 

“Dentro de nuestro top de riqueza tenemos tres emprendedores, menores de 40 años que han innovado con sus empresas, a menudo preguntan el cómo se logra incentivar ese tipo de proyectos en un país que hasta hace poco no existía en el mapa y les digo que lo que hemos hecho es optimizar el tiempo dentro de los trámites de gobierno, ya sea para crear empresas o para pagar impuestos”, precisó Lubi. 

Tallin, la capital de Estonia alberga un tercio de la población de Estonia que asciende a los 1,300 millones de habitantes y es una ciudad que hace 15 años vio nacer Skype, la compañía de mensajería que después fue adquirida por Microsoft en 8,500 millones de dólares. También tiene las oficinas de Transferwise, que si bien es de origen británico fue fundada por dos estonios: Kristo Kaarman y Taavet Hinrikus. Y más recientemente también alberga las oficinas centrales de Bolt, la compañía de movilidad. 

Lee: El talento y la innovación: la receta para México

“El talento es móvil y por eso el gobierno debe actuar, nosotros identificamos que el tiempo era el recurso necesario para revertir que los ciudadanos perdieran tiempo y ya sea que estés en Estonia o no, nosotros abrimos la posibilidad de que en sólo 30 minutos abras tu empresa, por mucho que te tardes la abres en una hora, esto porque todo está automatizado, no hay corrupción en el proceso y queremos incentivar la innovación” precisa Lubi. 

Hoy, el 70% del Producto Interno Bruto (PIB) de Estonia se nutre del sector servicios, y aquellos relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) son los que más aportaron al crecimiento de la riqueza nacional en el 2018, de acuerdo a la cifras del Ministerio de Asuntos Económicos de Estonia y parte de este éxito ha sido la digitalización del 99% de su servicios de gobierno. 

“Los únicos servicios de gobierno que no han podido digitalizarse son casarse, divorciarse y morirse y esto es por obvias razones. La tecnología está en la vida cotidian, la escuela, la salud, la seguridad, de hecho los datos de un recién nacido se ingresan en el registro de población que lo dota de una identidad digital, donde se garantizan los accesos a programas de gobierno, como son escuela, salud y servicios” precisa Lubi. 

Por si no lo viste: Nanotecnología, el ‘hype’ de la innovación en México

Modelo difícil de replicar 

Lubi admite que el modelo ha servido de ejemplo para crear mayor innovación en los gobiernos, pero también considera que es difícil de replicar. 

“Cada nación debe construir su propia versión, un gobierno debe cuidar las tradiciones de sus países, transferirlas a modelos más innovadores y adecuar el sistema al número de habitantes que tiene, nosotros somos un país pequeño, ustedes son grandes (México), tienen otros retos, pero justo ahí están las oportunidades de los gobiernos y de la industria privada”, comenta el representante diplomático de Estonia.

Además advierte que uno de los mayores retos que ha encontrado el gobierno está en el tema de regulación de su privacidad pues al ser una nación digital, la seguridad pública se traslada también al mundo digital. 

“Toda la información está protegida por una red descentralizada muy difícil de hackear y fácilmente verificable, así como por una arquitectura descentralizada para las comunicaciones llamada X-road, que evita que se realicen robos masivos de datos. Todo esto lo basamos en blockchain, sistema que nos ha funcionado también para brindar transparencia en el tema de privacidad e impide que el gobierno acceda información sensible de los ciudadanos” enfatiza Lubi. 

En el 2007, el país recibió un ciberataque casi letal, presuntamente hecho por Rusia por desacuerdos políticos que nunca se reconoció y que dejó a la población sin acceso a trámites, bancos o información que finalmente se resolvió con un comité especial emergente. 

Por ello es que Lubi también puntualiza que la ciberseguridad en los gobiernos digitales no es un asunto superficial y para ello han tenido que también educar a sus propios funcionarios y ciudadanos. 

Te recomendamos: Nanotecnología: fuente de oportunidades y soluciones para México

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre