Jimena Zavala

Por: Luis Estrada

La vida es un código, si se define desde la perspectiva de la ciencia que estudia el ácido desoxirribonucleico (ADN), la molécula descrita por Francis Crick y James Watson en 1953. Este código de barras, presente en nuestras células, contiene todas las órdenes de construcción, transformación de nuestro organismo y, lo más importante, la predisposición a enfermedades que aquejan a la humanidad: diabetes, hipertensión, obesidad, cáncer.  

En abril de 2003, el Proyecto Genoma Humano (PGH) culminaba con la decodificación del código genético y México daba un gran paso en esta odisea, gracias a Gerardo Jiménez-Sánchez.

Lee: Los retos a 15 años de la secuenciación del genoma humano

A raíz de la decodificación sabemos que todos los seres humanos compartimos el 99.9 % del genoma. Es decir, al comparar el ADN, sea africano, asiático, europeo o amerindio, se tiene sólo el 0.1 % de diferencia y, eso, aunque parece insignificante, representa las características étnicas y poblacionales que nos hacen diferentes. Para estudiar ese porcentaje y con los conocimientos adquiridos,  años después Gerardo Jiménez-Sánchez lideró en el país un equipo de 15 investigadores desde el Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) para decodificar el genoma mexicano.

Este avance permitió llevar más allá su curiosidad por el mecanismo molecular de las enfermedades y dirigirse hacia al mundo del emprendimiento. En 2015, con apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, fundó Genómica Médica, startup que realiza pruebas genómicas a bajo costo. Si bien el PGH costó 2,700 millones de dólares, hoy podemos conocer nuestro genoma por no más de 9,000 pesos.

Jiménez-Sánchez es médico cirujano, pediatra certificado, doctor en genética humana y biología molecular por la Universidad Johns Hopkins, miembro de la Academia Nacional de Medicina, y del Consejo Directivo de la Organización del Genoma Humano.

Por si no lo viste: Desarrollan innovadora técnica de síntesis de ADN

—¿Cómo está transformando la medicina genómica el mundo?

—Nos permite tres prácticas en la medicina: que sea más personalizada, más predictiva y más preventiva. Al adoptarse como instrumento en la salud pública, también detonará nuevas tecnologías y, a su vez, posicionará a México como una de las economías emergentes que empiezan a utilizar tecnología de vanguardia para poder llevarla a su población de forma fácil y con resultados concretos. Por ejemplo, en Europa y Asia, los gobiernos que adoptan esta tecnología tienen beneficios en salud y economía muy importantes.

—¿Cuál es el papel del estudio del genoma para tener medicina personalizada?

—El fin es evitar tratamientos, procedimientos y exámenes innecesarios. Si no conocemos lo que causa su enfermedad es más difícil desarrollar marcadores o señales en cada genoma. Saber qué alimento, qué medicamento o qué tan propenso es un individuo a una enfermedad permitirá crear tratamientos específicos.

—La ciencia cada vez tiene un papel más importante en la economía, y viceversa,  ¿cómo tenemos que prepararnos?

—Tenemos un nuevo en reto en la ciencia y estoy formando una alianza para el impulso de la medicina personalizada dirigida a un tipo de cáncer que afecta a la población mexicana, en el que se conjuntan instituciones públicas y privadas. Genómica Médica es el ancla del proyecto que en el futuro acercará más a la ciencia con ayuda de la tecnología para obtener diagnósticos personalizados sobre cáncer a precios accesibles.

TE RECOMENDAMOS:

Genómica Médica, esta startup analiza tu perfil genético en horas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre