NASA

El mundo de la ciencia siempre se ha preguntado cómo repercuten los vuelos espaciales en la salud, por lo que la NASA fue la que decidió realizar un estudio con dos de sus astronautas.

Lo curioso de este estudio  dirigido por 10 equipos de científicos elegidos por la agencia espacial es que lo realizaron con dos astronautas gemelos idénticos; Scott Kelly y Mark fueron los elegidos para este proyecto. Uno de ellos permaneció en la Tierra mientras el otro orbitó durante casi un año.

Entre 2015 y 2016, Scott Kelly se embarcó en una misión en la Estación Espacial Internacional, mientras su hermano Mark participó en misiones más cortas, quedándose en la Tierra, pues actuó como el sujeto de control genéticamente idéntico.

Para llevarlo a cabo, los investigadores recibieron frascos de la sangre de los gemelos durante 25 meses, antes, durante y después de los vuelos espaciales

Te puede interesar: ¿Eres mujer y quieres dormir? La NASA te paga 19,000 dólares

Juventud Eterna

Susan Bailey, de la Universidad del Estado de Colorado, se percató que los telómeros (extremos de los cromosomas que permiten el desarrollo de la segmentación de las células) de los glóbulos blancos de Scott se alargaban mientras estaba en el espacio y al momento de regresar a la Tierra los telómeros se acortaron ocasionando una negativa para la salud celular.

Scott presentó un engrosamiento de la arteria carótida y la retina, pérdida de peso, cambios en los microbios intestinales, reducciones en las capacidades cognitivas, daño en el ADN y cambios en la expresión génica.

Sin embargo, los autores del estudio resaltan que el ADN del astronauta no mutó, pues la pérdida de peso fue ocasionado por una nutrición adecuada y el  ejercicio que realizó en el espacio fue uno de los factores.

También observaron cambios en la actividad de los genes mitocondriales que ayudan al cuerpo a producir energía, pues lo  genes del sistema inmunitario sugieren que los viajes a largo plazo pueden aumentar el estrés en el cuerpo.

“En general, el cuerpo humano se adapta notablemente a los vuelos espaciales durante un período de más o menos un año. Esta es una buena noticia para las misiones de mayor duración que viajan a la Luna y Marte. Los hallazgos servirán para mejorar la evaluación de los efectos sobre la salud de los astronautas a medida que viajen más y más lejos en el espacio”, explicó Bailey.

Lee más: Esta prueba te permite conocer tus raíces genéticas

De acuerdo con la agencia espacial estadounidense la mayoría de las variables biológicas y de salud humana permanecieron estables o regresaron a los niveles previos, por lo que la salud humana puede ser mantenida en gran medida en vuelos espaciales.

Por tal motivo no se encontraron  diferencias significativas en la salud de Scott respecto a su gemelo que permaneció en la Tierra, concluyendo que el astronauta rejuveneció en el espacio y envejeció a su vuelta a la Tierra.

Los autores insisten en que se necesita más investigación para comprender el impacto de los vuelos espaciales largos en el cuerpo humano.

Estudiar tanto a un humano sano en la Tierra como a una persona expuesta a los factores que implica un vuelo espacial puede dar a los científicos nuevos conocimientos sobre lo que es una respuesta normal al estrés y cuánto puede adaptarse el cuerpo.

Recomendamos: Gemelos modificados genéticamente podrían haber aumentado su IQ

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre