Envato Elements

Por Liliana Corona

Debido a los incendios en Australia, millones de animales, insectos y vegetación han resultado afectados no solo con la muerte de las especies sino que amenaza con la extinción de algunas y daños irreparables para el hábitat de las que se mantienen con vida.

En conferencia de prensa, investigadores del Instituto de Ecología de la UNAM compartieron un análisis del impacto presente y futuro de la que llamaron “tragedia ambiental sin precedentes”.  

Para ayudar a comprender la magnitud de los daños que hasta el momento han dejado los incendios en el este y sur de Australia es que se han quemado más de 9 millones de hectáreas, que equivalen al 5% del territorio mexicano. “Es más grande que Colima, Morelos o el Estado de México; más de 1,000 millones de animales han muerto, cifra que equivale a un séptimo de la población humana u ocho veces la población de México. La magnitud es gigantesca”, señala Gerardo Ceballos, investigador de ese instituto.

Lee: Los koalas aún no logran asilo en Nueva Zelanda 

Que los incendios estén acabando con el hábitat de varias especies es preocupante además por las extinciones que han ocurrido en ese continente desde hace dos siglos, señaló Ceballos. “Australia ha tenido la mayor extinción de vertebrados en los últimos 20 años (…) y los incendios ahora amenazan con la extinción de especies completas como la cacatúa negra y el dunar, un pequeño marsupial, que viven en Isla Canguro, donde se ha quemado 30% del territorio”, alerta Ceballos.

En el caso de los koalas señaló que es erróneo considerarlos funcionalmente extintos. “Se ha hablado de que el koala está en peligro de extinción, esto no es correcto pero sus poblaciones han sido severamente impactadas. En estos fuegos, más de 30,000 koalas se murieron y muchísimos más se quemaron y se están atendiendo”, dice el investigador. De hecho, la Universidad de Sydney cuenta con un Hub especializado en atención a la salud de estos marsupiales, donde veterinarios y voluntarios trabajan en la rehabilitación de la especie a nivel nacional.

Pese a los esfuerzos del gobierno australiano y de la ayuda internacional para controlar los incendios, la Universidad de Sydney lanzó una campaña de fondeo para obtener recursos a fin de continuar con las labores de cuidado de las especies silvestres, de compañía y el ganado.

Consecuencias a nivel mundial

Parte de las cenizas que se desprenden de los incendios en Australia se depositan en ríos y mares, que continuarán su viaje por las corrientes marinas y los sedimentos también afectarán a los ambientes acuáticos.

Ceballos destacó que los incendios prevalecen como consecuencia del cambio climático, las temperaturas extremas que registra el país en los últimos años, la sequía y la inacción del gobierno.

Lee: Humo de incendios en Australia podría repercutir en la salud

Y como consecuencias están los impactos en la salud humano, pues la calidad del aire tienen 15 veces más concentración de partículas por arriba de la norma internacional; el humo que ha llegado a la estratósfera ocasionará cambios en el clima mundial y otros impactos difíciles de prever, dice Ceballos.

En tanto, Rafael Ojeda, académico del Departamento de Etología, Fauna Silvestre y Animales de Laboratorio de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM, explica que la pérdida invaluable de las especies en Australia significa que algunas poblaciones no se van poder recuperar.

Alerta para autoridades mexicanas

El académico urge a las autoridades mexicanas a aprender de la tragedia en ese continente para prevenir desastres en el país. “El crecimiento población de ese continente no ha sido regulado como tampoco ha sido el nuestro, necesitamos una gestión de bosques, una política energética, política preventiva y de intervención ante incendios”.

México tiene su propio problema en cuanto a incendios, ya que en los últimos 10 años se han perdido en promedio 260,000 hectáreas de bosques cada año, dice Ojeda. Tan solo el año pasado, en el territorio nacional ocurrieron 7,410 incendios, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Forestal.

Ceballos agrega que se debe actuar en función de la emergencia que implica el cambio climático para que cada nación ejerza las acciones necesarias para ayudar a mitigar sus efectos. Destacó que la medida de prohibir las bolsas de plástico de un solo uso en la Ciudad de México es un avance en este sentido.

Además, los académicos llaman a que México apoye a Australia con el envío de bomberos, en tanto que la UNAM mantiene comunicación con especialistas de ese país para ofrecer ayuda a través de los investigadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre