iStock

La educación continua ha cambiado con la tecnología. Hace algunos años significaba tomar cursos o diplomados de actualización en la escuela de la que egresaste, u otra institución. Ahora, la dinámica del trabajo y las competencias que se requieren en un mundo cada vez más conectado permiten que la educación también adopte los beneficios de interactuar en línea.

Tomando en cuenta esta nueva realidad de la educación y el trabajo, el Tec de Monterrey, a través de la Vicerrectoría de Internacionalización, lanzó en julio de 2019 la iniciativa Tec Global Classroom, que permite a sus alumnos enlazar un curso de su campus con uno en otra universidad, fuera del país, a través de herramientas tecnológicas para conectar a alumnos y profesores.

Lee: El camino al empleo soñado

“Esta iniciativa nace para promover experiencias internacionales para los alumnos, tal vez algunos no tienen la oportunidad de salir al extranjero a vivir una experiencia internacional. A través de la tecnología hay muchísimas formas de resolverlo, el Tecnológico de Monterrey es líder en innovación educativa y en educación a distancia ya tenemos 30 años”, señala Gisselle Morales, coordinadora de Programas Internacionales en Línea.

En este programa han participado instituciones como Saint Leo University, Athabasca University, Cardiff School of Art & Design, University of Botswana y State Universtiy of New York Broome en seis cursos que toman alumnos de distintos países.

Lee: Cinco lecciones sobre la innovación y el futuro de la educación

Para hablar de la necesidad de implementar clases globales en las universidades, Stephanie Doscher, directora de Global Learning Initiatives en la Universidad Internacional de Florida, estuvo en la sexta edición del Congreso Internacional de Innovación Educativa (CIIE 2019), que se realizó en diciembre en el Tec campus Monterrey. “Pensar en el futuro es parte de pensar acerca de cómo en el presente enseñamos, aprendemos e investigamos”, sostiene Doscher.

Pensar en un mejor futuro hoy

Incluso en las universidades más prestigiosas del mundo se han planteado el problema de mantener a los alumnos motivados, aprendiendo y participando activamente. Todo ello aunado al cambiante entorno global, por lo que clases que permiten a los alumnos interactuar con personas de otros países les ayudan a mantenerse vigentes en el manejo de competencias como el pensamiento crítico, la ciudadanía global y el uso de tecnologías.

“Vivimos en un contexto político, social, económico y ambiental que solo va a hacer más difícil para los seres humanos cruzar las fronteras y comprometerse unos con otros (…) ahora más que nunca necesitamos comunicarnos, conectar y colaborar”, señala Doscher.

Lee: Por qué los cursos en línea sí son el futuro de la educación

Y la tecnología ofrece las herramientas ideales para cruzar las fronteras de forma digital. “Los grandes retos del mundo se resuelven a través de la multidisciplina, la interdisciplina y necesitamos el apoyo. Todos queremos un mundo mejor y si trabajamos por ello desde etapas tempranas de formación podemos hacer que los alumnos generen esas redes de colaboración a nivel internacional para que sea más sencillo cuando salgan trabajar en equipos multiculturales”, dice Yareni Gutiérrez Gómez, profesora asociada del Departamento de Nutrición de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud, del campus Ciudad de México, participante de Global Classroom.

A través del modelo Tec21, el Tec de Monterrey enfrenta los desafíos del futuro desde hoy en las aulas y derriba las fronteras de la enseñanza con clases a distancia en las que se interacúa en tiempo real con estudiantes y profesores de otros países, fomentando el intercambio cultural, el trabajo virtual y el uso de las tecnologías para superar las fronteras físicas.

Las ventajas de clases a distancia vía internet no han escapado a las soluciones que grandes universidades implementan para sus alumnos. “Es un aprendizaje activo, es muy efectivo pedagógicamente, aprendes algo y lo aplicas inmediatamente. Se basa en videos y ejercicios intercalados, aprendes algo y respondes una pregunta”, dice Anant Agarwal, fundador y director general de edX, una plataforma educativa que nació como iniciativa de Harvard y el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

Incluso, algunos especialistas de recursos humanos más prominentes del mundo promueven desde casa la educación en línea. “Estamos hablado de la habilidad de enseñarte a ti mismo en línea, hay herramientas para aprender (…) debemos asegurarnos que más personas tengan acceso a (smartphones) porque es una forma muy creativa de enseñarse sí mismo, seguir su curiosidad y sus intereses”, dice Brad Warga, especialista de recursos humanos y socio de Heidrick & Struggles, firma internacional de búsqueda de ejecutivos de alto rango.

Lee: La educación interactiva, clave en el proceso de aprendizaje

“Las compañías reconocen esas habilidades y estarían más que felices de ayudarlos en alcanzar sus sueños e ir a la universidad, especialmente las compañías tecnológicas están buscando a esos individuos que tienen curiosidad en internet”, agrega el especialista.

Alumnos y profesores globales

La preparación integral en competencias transversales como la adaptación a los entornos virtuales de trabajo, la colaboración con equipos multiculturales y el uso de tecnologías son parte de los reclamos de la juventud.

“Uno de mis aprendizajes como docente fue salir de mi zona de confort, hay un momento en el que uno llega a dominar una materia tanto que nada más le haces ajustes (…) Cuando me propusieron esta experiencia sentí que me latía el corazón, ¡esto es nuevo! Tuve que rediseñar la materia porque no es cuestión de incrustar algo, tiene que ser algo lógico e hilado, tuve que repensar la forma de entregar la materia”, confiesa Jesús Lechuga Almaraz, profesor de materias de desarrollo de capital.

Lo que quieren los jóvenes

Para entender mejor las inquietudes de los jóvenes con respecto a su educación y el futuro laboral, Global Shapers, iniciativa del Foro Económico Mundial, liderada por Leticia Gasca, realizó 40 eventos globales y una encuesta a 2,500 jóvenes de todo el mundo para entender su visión del futuro profesional y los desafíos que deben enfrentar hoy.

“Los jóvenes están más abiertos a explorar alternativas educativas de modo que ya no sea solo la universidad, están más abiertos a la educación en línea y desean adquirir habilidades puntuales a través de bootcamps (…) los jóvenes apuestan por este tipo de modelos”, señala Gasca.

En lo que va del año se han registrado 14 experiencias Global Classroom en las que han participado más de 500 alumnos

Con información de Dulce Pontaza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre