iStock

La velocidad de aprendizaje es el denominador común para triunfar. Así se verifica todos los días en el competido campo laboral en que millones de jóvenes en el mundo luchan por cristalizar sus sueños, de acuerdo con Steve Cadigan, gestor de talento y cultura corporativa en Silicon Valley.

“Actualmente la gente ya no busca permanecer mucho tiempo en una empresa estable, sino trabajar para luego innovar; ejemplo de ello es la compañía de scooters Bird, cuyo modelo de negocio sólo sobrevivió dos años, pero la gente ansiaba trabajar ahí para aprender a cómo hacer un nuevo negocio y luego realizarlo por su cuenta”, comenta Cadigan.

El especialista estadounidense, quien desde 2009 hasta 2012 fue vicepresidente de Talento en LinkedIn, red social mundial enfocada a dar a conocer perfiles profesionales, también considera que en medio de un mundo de cambios tecnológicos hiperveloces, los jóvenes deben anclar sus aspiraciones no sólo en un objetivo, sino en una multiplicidad de escenarios que obligan a la acción inmediata.

“Las empresas de hoy no hacen planes laborales para los próximos 100 años, ni siquiera para los próximos 10. Tenemos que pensar en qué hacer ahora mismo, porque todos tenemos que aprender a adaptarnos y sobrevivir a los cambios”, dice el asesor de talento corporativo.

En este sentido, Cadigan expone que actualmente los empleados en Estados Unidos se mantienen en promedio 4.2 años en la misma empresa. Específicamente, la permanencia de los trabajadores de entre 50 y 65 años es de 10 años, mientras la del sector de entre 25 y 35, es sólo de 2.8 años.

Lee: Huye del terror, cuidado con las empresas fantasma

El experto también afirma que el modelo antiguo de estudio, trabajo y retiro profesional está obsoleto, porque las condiciones actuales han llevado a la sociedad a un nuevo esquema en que los futuros profesionistas no sólo tienen que aprender en la etapa de la universidad, sino durante toda la vida. “Más aún, ahora es necesario aprender, desaprender y reaprender de acuerdo con los cambios del mundo”, explica.

Tomada de stevecadigan.com

Es de acuerdo con esta revolución de esquemas que, según Cadigan, la fuerza de un proyecto de emprendimiento o una compañía bien establecida se basa en lo mismo: la agilidad para adaptarse a las transformaciones que experimenta el mundo.

Sin importar qué tipo de transición se tenga que enfrentar, ya sea política, económica o cultural, “la medida del liderazgo hoy por hoy se basa en qué tanto una persona sabe hacer crecer al talento que tiene a su cargo. Los grandes líderes ya no tienen que necesariamente retener, sino más bien aumentar la capacidad de aprendizaje propia y la de sus equipos de trabajo”, explica el especialista en recursos humanos.

Sin embargo, la educación universitaria no debe considerarse como prescindible, sino todo lo contrario. Según Cadigan, el valor de la alta preparación académica sigue vigente, pero ya no por sí misma, como antes, sino por el contexto y las interacciones.

“Sostengo que invertir en educación es la mejor inversión que se puede hacer en uno mismo, sobre todo para incrementar la red de contactos profesionales que ayude a resolver problemas reales en el trabajo”, finaliza el gurú en talento corporativo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre