Estudiantes mexicanos desarrollan robots exploradores del mar
TecXotic

Los robots submarinos no tripulados son hoy una tendencia a nivel global para la exploración del fondo del océano, ya que permiten a diferentes industrias disminuir costos al ser más pequeños que otros equipos, lo que reduce su precio de fabricación y compra; al ser más sencillos e intuitivos de utilizar, lo que hace innecesario invertir cantidades importantes en capacitaciones para los operadores; y al ser más ágiles e inteligentes en comparación con sus equipos antecesores.

Así lo dijo a Tec Review David García, Director de la Ingeniería Mecatrónica en el Tecnológico de Monterrey, campus Cuernavaca, quien destacó que sus aplicaciones van desde la investigación científica, “para la que se pueden hacer robots silenciosos y ágiles capaces de convivir, por ejemplo, con un cardumen sin espantarlo”, hasta las labores de mantenimiento y operación de plataformas petroleras, por mencionar un par de casos.

Con el objetivo de fomentar el interés entre los alumnos del campus Cuernavaca del Tec en esta tecnología y en la innovación, desde hace cuatro años García Suárez mentorea a TecXotic, un “grupo estudiantil/startup” que participa anualmente en la competencia internacional de la asociación estadounidense Marine Advanced Technology Education (MATE) Center. En su más reciente edición, el equipo mexicano —el único participante latinoamericano— obtuvo la posición 22 de entre unos 600 concursantes.

Para lograrlo, TecXotic desarrolló “desde cero” uno de estos robots submarinos bajo la clasificación de remotamente operado (Remotely Operated Vehicles o ROV), el cual fue bautizado como Axólotl. Éste es capaz de sumergirse hasta 25 metros —con opción de incrementarse hasta 100—; cuenta con seis grados de libertad, “es decir, puede tener movimiento en tres direcciones y dar tres diferentes tipos de giros”; y ofrece tres herramientas al usuario: un grupo de cámaras que transmiten video en vivo, una garra de uso general y un spinner que le permite realizar tareas como abrir y cerrar válvulas.

Para poder avanzar, Axólotl utiliza seis motores y es controlado por dos pilotos que lo manejan con ayuda de un joystick. Estos dos operadores pueden ver en tiempo real datos sobre la profundidad, la posición, la aceleración, la humedad y la temperatura. De acuerdo con David García, la mayor ventaja que ofrece este ROV es que puede interactuar vía Bluetooth con una bolsa que se infla para trasladar objetos muy pesados. “La comunicación inalámbrica bajo el agua, es algo muy difícil de lograr”, destacó el director de carrera.

2018 MATE International ROV Competition

En 2015 nació TecXotic tras registrarse como participante en la MATE International ROV Competition. “Cada equipo se debe registrar como una empresa. La nuestra se llama TecXotic y cada año lanza un nuevo robot”, recordó García Suárez. “Cada uno de los integrantes de esta pequeña compañía tiene un cargo y ciertas responsabilidades, como en cualquier otra. Tenemos un CEO, un financiero, un encargado de seguridad… Contamos con toda la presentación y con cada modelo nuevo tenemos que hacer una presentación de marketing ante ingenieros del mismo MATE, de la NASA o del MIT”.

Este 2018, TecXotic contó con 25 personas en su equipo, quienes estuvieron detrás del desarrollo y la actuación de Axólotl en la competencia. “Este año, el tema fue de rescate de aviones”, comentó el mentor. “Entre las tareas que el robot submarino tuvo que completar fue  bajar, identificar el avión y a qué naufragio pertenece; recuperar piezas como la caja negra; y tomar muestras de contaminación en el fondo marino”.

De acuerdo con David García, algunas organizaciones ya se han acercado a TecXotic, interesadas en sus robots. El director de carrera espera que a partir del próximo año se den comunicaciones más formales con potenciales inversores.

Axólotl, el robot submarino creado por estudiantes mexicanos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre