(Photo: iStock)

Para algunos pacientes con la Covid-19 los síntomas son mínimos. Tienen dolor de cabeza, temperatura mayor a los 37 grados, dolor de cuerpo. Para otros, significa la muerte.

Desentrañar el misterio de los daños del nuevo coronavirus involucra al cerebro. La esencia de todo lo que somos. Por eso, investigadores y médicos que combaten a la enfermedad alertan que puede dejar daños con consecuencias a largo plazo.

Te puede interesar: El largo camino para estudiar las enfermedades del cerebro

La manera en la que el virus entra al organismo, por los ojos, nariz y boca, lo pone en contacto muy cercano con el cerebro.

Héctor Ramón Martínez, director del Instituto de Neurología y Neurocirugía del Hospital Zambrano Hellion de TecSalud, dice que el virus se reproduce y ataca al cuerpo. Esto puede traer la pérdida del gusto y del olfato.

“El virus puede llegar directamente a los centros reguladores de la temperatura. Provoca una fiebre de origen central que es muy difícil de controlar. Esto, debido a la inflamación en los nervios craneales: olfatorio, trigémino, glosofaríngeo y el nervio vago, vías de entrada del coronavirus hacia el sistema nervioso central”, dice el especialista.

Vigilar la enfermedad

Algunas personas han podido pasar la enfermedad en casa sin necesidad de cuidados hospitalarios especiales. Sin embargo, la disminución del olfato, el gusto y el dolor en otras partes del cuerpo son una alerta para aumentar la vigilancia.

Martínez comenta que otros síntomas neurológicos que se han observado en pacientes con Covid-19 son crisis epilépticas, infarto cerebral, hemorragias cerebrales, enfermedades de médula espinal y trastornos de conciencia que incluyen estupor o estado de coma, entre otros.

“Este virus puede provocar daño directo al sistema nervioso central o trastorno secundario debido a la tormenta de citoquinas y trombosis de vasos sanguíneos que ocurre en pacientes graves de la Covid-19”, dice el especialista.

La tormenta de citoquinas consiste en una reacción inmunitaria ante un agente que produce una enfermedad. Es una respuesta masiva contra la infección.

Recomendamos: ¿Qué le sucede a las personas que viven con la mitad del cerebro?

Consecuencias del daño al cerebro

En los casos más graves, el daño de la Covid-19 puede provocar un infarto cerebral. También una hemorragia cerebral y -como consecuencia de ésta- la trombosis múltiple. Incluso la inflamación y un edema cerebral, que puede provocar la muerte, señala Martínez.

A largo plazo, hay materia para estudiar. La manera más eficiente de conocer sus efectos es analizando el cerebro de los pacientes que fallecieron tras presentar el coronavirus.

José Luna, director general del Biobanco Nacional de Demencias (BND) está en la búsqueda de encéfalos para conocer los alcances de la enfermedad en este órgano.

“Hay un proyecto que vamos a someter en colaboración con República Dominicana con la doctora Mar Pacheco. Es un estudio a nivel histopatológico de personas que fallecieron con esta enfermedad. Pretendemos analizar tanto el proceso de inflamación, como buscar proteínas que puedan estar afectando a nivel neuronal”, dice Luna.

La colaboración busca revelar si hay un daño a la comunicación entre las neuronas. De igual forma, hacer una evaluación neuropsiquiátrica por conocer si el virus genera alteraciones de tipo cognitivo o en las emociones.

 

Señales de alerta

Los hospitales a los que llegan los contagiados de SARS-CoV-2 no están habilitados al 100 %. Es decir, no pueden atender integralmente los síntomas. Esto dificulta el tratamiento de todos los daños relacionados con el virus.

Una forma de prevenir complicaciones mayores a nivel neurológico por esta enfermedad, es realizar los estudios necesarios para evitar las complicaciones en los pacientes.

Víctor Huggo Córdova Pluma, médico internista y fundador del Movimiento Ciencia en Obesidad, brinda las siguientes recomendaciones:

  • Si los brazos o piernas se quedan ‘dormidos’ o arden y el paciente tiene fiebre, se alerta por presencia de la Covid-19.
  • Cuando se tiene un paciente delicado, de inmediato se deben buscar coágulos o trombos para saber dónde está y qué tipo de tratamiento se les puede dar.
  • Que estén alertas el familiar y el médico de primer contacto. Sobre todo en la búsqueda de trastornos de la memoria y del equilibrio.
  • Hacer una punción de líquido lumbar para analizarlo y hacer el diagnóstico.

Córdova advierte que el tratamiento oportuno de los coágulos a nivel del cerebro puede ayudar a que no haya secuelas. Éstas pueden afectar gravemente la vida del paciente, una vez que supere la enfermedad.

Sin embargo, para Luna, lo que se sabe hasta el momento de las afectaciones de este virus no es suficiente.  Se debe contar con estudios de los encéfalos para descubrir a profundidad sus causas.

En el BND cuentan con protocolos para estudiar los cerebros de personas que fallecieron por esta enfermedad. Ahora, buscan apoyo del gobierno e instituciones de salud para realizar los análisis.

¿Ya escuchaste nuestro nuevo podcast? E-sports, pasión que mueve millones

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre