Esto es lo que Churchill pensaba sobre los extraterrestres
Especial

Además de político, estadista, periodista, militar y gran orador, Winston Churchill fue un aficionado a la ciencia, especialmente a la astronomía y a la astrofísica, materias sobre las cuales contaba con un vasto conocimiento. Así lo confirmó un ensayo escrito por el británico en 1939, meses antes del estallido de la II Guerra Mundial, el cual nunca se publicó y se redescubrió recientemente, es decir, casi 80 años después

En el texto de 11 páginas titulado ¿Estamos solos en el Universo?, Churchill —nacido en 1874 y fallecido en 1965— analizó la inmensidad del espacio, la existencia de millones de planetas y demás cuerpos celestes, así como las condiciones que estos deberían cumplir para poder albergar vida, ya que el político británico consideró que “con lo vasto que es el universo es difícil creer que los humanos somos algo único”.

Este documento mecanografiado que alberga el Museo Nacional sobre Churchill de Estados Unidos fue pasado por alto durante años, hasta 2016, cuando Timothy Riley se convirtió en director de tal institución y se encontró con este por casualidad. A partir de ese momento se puso en marcha una investigación que halló otras dos copias, lo que reveló la historia del ensayo.

De acuerdo con Riley, el primer borrador de ¿Estamos solos en el Universo? fue escrito por Winston Churchill a mano en 1939 con la intención de hacerlo llegar a algún periódico. Lo más probable es que el texto de divulgación podría haber encontrado un lugar entre las páginas de la publicación dominical News of the World, si la guerra no hubiera estallado. Emery Reves, editor del británico, tuvo a partir de entonces en su custodia un duplicado, el cual fue más tarde donado al Museo, en 1980. Desde entonces permaneció en un cajón.

“Su conocimiento sobre el tema es bastante bueno, aunque no perfecto”, explicó el experto y divulgador Mario Livio, una de las pocas personas que ha tenido acceso a este análisis hasta ahora. “Pero los pasos lógicos que sigue son los que se esperan de un científico“, agregó. Según el especialista en astronomía y astrofísica, el político demostró estar al día respecto a estos temas en su tiempo.

El análisis de Churchill sobre la existencia de vida fuera de la Tierra es profundo y válido para los conocimientos que se tenían entonces. Incluso adelantado, ya que la mayor parte de su contenido mantiene vigencia hasta la actualidad. Por ejemplo, en ¿Estamos solos en el Universo? el estadista habla de elementos esenciales como el agua, es decir, una de las pistas que siguen los científicos de nuestro tiempo en busca de vida en el espacio.

Otros elementos clave de acuerdo con Churchill son la capacidad de un planeta o cuerpo celeste de tener y retener su atmósfera, lo que también está relacionado con la intervención de una fuerza de gravedad, así como la cercanía a una estrella. Todos estos son rasgos que definen lo que hoy se conoce como zona habitable, regiones que cuentan con las condiciones necesarias para albergar vida. Es por eso que el británico solo considera a Marte y a Venus en su escrito, planetas que ahora se encuentran en la mira de las agencias espaciales.

A Winston Churchill “le parecía imposible que la Tierra fuera el único lugar del universo con seres vivos”, comentó al respecto Livio, quien publicó en Nature su análisis sobre el ensayo. “Sin embargo, lo de imaginar cómo serían esas especies se lo deja a los autores de ciencia ficción. Churchill se limita a creer que hay otras civilizaciones inteligentes”.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín semanal, ¡suscríbete ahora!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre