Nature

Científicos de la Universidad de Cornell crearon un sistema circulatorio sintético que permite que un pez robot pueda nadar contra corriente durante más de media hora.

El equipo liderado por el ingeniero y experto en robots blandos -máquinas que imitan a la naturaleza- Robert Shepherd lo ha implementado en un equipo inspirado en un pez león, pero aseguran que este mecanismo podría ser el futuro de robots más eficientes y autónomos en el futuro.

Puedes leer: Spyce, el primer restaurante atendido por robot

El sistema se basa en un líquido hidráulico que impulsa de forma mecánica y eléctrica al pez, tal y como recoge un artículo en la revista Nature esta semana.

En las pruebas del sistema, el robot podía nadar contra una corriente y podía mover sus aletas pectorales, así como una cola a semejanza de un pez real. Los hallazgos podrían conducir a un mejor almacenamiento de energía, eficiencia y autonomía en futuros diseños.

Soft robotic fish swimming

El flujo del líquido también aumenta la presión en ciertas áreas. El mecanismo es como inflar un globo, dice Shepherd, que causa que la forma y la rigidez de las partes del robot cambien. El fluido, por ejemplo, infla un lado de la cola del pez robot y hace que el otro se comprima, lo que resulta en un movimiento de flexión.

Shepherd y sus colegas identificaron que los fluidos hidráulicos utilizados en robots para la transmisión de fuerza también tienen el potencial de almacenamiento de energía.

Los autores crearon un sistema vascular sintético integrado en el pez robótico, hecho de baterías de celdas de flujo de yoduro de zinc interconectadas que contienen un electrolito líquido.

También puedes leer:

Brazo robótico mexicano llega a concurso de la NASA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre