iStock

Con información de Julie Broderick / CNN: 

El hacer ejercicio beneficia a nuestro salud física y emocional. Pero, ¿cómo saber si estamos haciendo la actividad física correcta para nuestro organismo? Te compartimos una guía que te ayudará a saber qué ejercicio que debes hacer para beneficiar a tu cuerpo.

Niñez y adolescencia

El hacer ejercicio durante la niñez tiene varios beneficios para la salud cómo desarrollar huesos sanos, controlar el peso y generar confianza en uno mismo.

La recomendación en esta etapa es hacer ejercicio una hora, que los niños desarrollen habilidades como nadar, patear y batear pelotas. Aunque también es viable que tengan actividad física no programa.

Por otra parte, al hacer ejercicio los adolescentes se benefician al manejar de mejor forma el estrés y la ansiedad. Lo recomendable es impulsarlos a participar en un deporte que se lleve a cabo en equipo, o en solitario como natación o atletismo.

Personas de entre los 20 a 30 años

Este periodo es en el que las personas se encuentran en su mejor momento físico. Esto se debe a que los tiempos de reacción y VO2 máximo (cantidad máxima de oxígeno que el organismo puede transportar) son los más altos. Con el paso del tiempo, el VO2 máximo se reduce.

Tranquilo, el ejercicio es la clave para que frenar este evento por ello se recomienda ejercitar  músculos y la densidad ósea en esta etapa de tu vida. Lo ideal es buscar el apoyo de un profesional para que le des continuidad a tu régimen de ejercicios, los cuales deben ser variados para trabajar todas las zonas de tu cuerpo.

Personas de entre los 30  y 40 años

En este periodo la vida suele ser más pesada en el aspecto familiar y personal. Ante ello es necesario tener una buena condición cardiovascular. Se recomienda estar activo todo el día, realizar tareas pequeñas, pero en movimiento como subir y bajar escaleras y moverse cada media hora servirán para tu organismo.

Una opción para ejercitarte en esta edad es el entrenamiento de alta intensidad en intervalos (HIIT), en el cual se intercalan las rachas de actividad de alta intesidad con periodos de menor. No caigas en la rutina y diversifica tu programa de ejercicios para que siga siendo interesante. Prueba un campamento de entrenamiento intenso, una clase de spinning o yoga.

Personas de entre los 40 y 50 años

¡Ojo! La mayoría de las personas a subir de peso en este periodo.

Los ejercicios de resistencia son la mejor manera de optimizar la quema de calorías para contrarrestar la acumulación de grasa y revertir la pérdida de entre tres y ocho por ciento de masa muscular por década.

Las pesas rusas pueden ser tus aliadas en tu entrenamiento en el gimnasio. También hacer pilares con la finalidad de evitar y protegerse del dolor de espalda. Corre, comienza a correr e inicia un programa de ejercicio más intenso.

Personas entre los 50 y los 60 años

Los dolores y achaques protagonizan esta etapa, así como también trastornos crónicos como la diabetes tipo II y las enfermedades cardiovasculares.

Es recomendable hacer ejercicios con peso auxiliar como la caminata, procura hacerlo rápido para que se eleve el ritmo respiratorio y sudes. También puedes optar por el equilibrio y la relajación como el tai chi.

Personas entre los 60 a 70 años

El envejecimiento es el principal factor de riesgo para el cáncer. Un alto nivel de actividad física puede ayudar a prevenir enfermedades como cáncer de mama posmenopáusico, el cáncer de colon y el cáncer de útero, además de que reduce el riesgo de desarrollar trastornos crónicos como las enfermedades cardíacas y la diabetes tipo II.

Para tener una mejor actividad física se recomienda asistir a danza y baile de salón. Incorporar ejercicios de fuerza y flexibilidad dos veces por semana. Y recuerda, no bajes la guardia, sé constante con el ejercicio cardiovascular, como las caminatas a paso veloz.

Te recomendamos: ¿Es mejor hacer ejercicio continuo o en pequeñas sesiones?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre