Envato elements

Bitcoin, Ethereum, Litecoin y Monero: los nombres de las criptomonedas digitales se escuchan con más frecuencia. Pero a pesar de no tener representación física, ¿podrían estos nuevos métodos de intercambio tener un impacto negativo en nuestro planeta?

Por tal motivo, los investigadores de la Universidad de Nuevo México, están investigando los impactos ambientales de las criptomonedas mineras.

Recomendamos: Bitrus, el wallet que busca ser el ‘Facebook’ de las criptomonedas

Benjamin Jones, investigador, asistente de la UNM y profesor de economía, asegura que durante la investigación, lo más sorprendente son los costos ambientales “tal vez más grandes de lo que la mayoría de la gente sabe”, dijo. 

La criptomoneda es una forma de intercambio que existe únicamente en el mundo digital. Su atractivo proviene del uso de una red descentralizada de intercambio entre pares, producida y registrada la comunidad de criptomonedas. 

Pero los mecanismos que hacen que estas monedas sean tan atractivas también están utilizando cantidades exorbitantes de energía.

Te interesa: Con Libra, Facebook entra al mundo de las criptomonedas

“Cryptodamages: Estimaciones del valor monetario de la contaminación del aire y los impactos en la salud humana de la minería de criptomonedas”, es el nombre de la investigación la cual fue publicada en la revista Energy Research & Social Science y los investigadores a cargo estiman el impacto ambiental de estas técnicas de minería de criptomonedas, evaluaron el uso de energía y una batería de técnicas de valoración económica. 

“Nuestra experiencia está en estimar los daños monetarios, debido a los impactos en la salud y el medio ambiente, de diferentes actividades y sectores económicos”, explicó Robert Berrens profesor de economía e investigador.

Sus malas prácticas afectan al cambio climático

Las prácticas de producción independiente o minería de criptomonedas se realizan utilizando hardware informático especializado que consume energía y puede tener lugar en cualquier ubicación geográfica. Las operaciones a gran escala llamadas campamentos mineros, ahora se están congregando alrededor de las conexiones a Internet más rápidas y las fuentes de energía más baratas, independientemente de si la energía es verde o no.

“Con cada criptomoneda, los crecientes requisitos de electricidad para producir una sola moneda pueden conducir a un precipicio casi inevitable de beneficio social neto negativo”, señala el documento.

Los investigadores de la UNM argumentan que aunque las prácticas mineras crean valor financiero, el consumo de electricidad está generando “criptodaños”, un término acuñado para describir los efectos del intercambio digital en la salud humana y el clima.

Lee: México, excelente mercado para el intercambio de criptomonedas

“Observamos el cambio climático de las emisiones de gases de efecto invernadero de la producción de electricidad y también los impactos que tienen los contaminantes atmosféricos locales cuando se transportan a favor del viento y en las comunidades locales”, dijo Goodkind.

Es común que los economistas estudien los impactos del uso de energía relacionados con los patrones de producción y consumo en la agricultura o con la producción y el uso de automóviles. En un mundo que enfrenta el cambio climático, los economistas pueden ayudarnos a comprender los impactos relacionados con diferentes actividades y tecnologías 

Predicciones científicas

Los investigadores estiman que en 2018,  un dólar del valor de Bitcoin creado fue responsable de .49 centavos de dólar en daños a la salud y al clima en los Estados Unidos.

Sus datos muestran que en un momento durante 2018, el costo de los daños que tomó para crear Bitcoin coincidió con el valor del intercambio en sí. Esos daños surgen del aumento de contaminantes generados por la quema de combustibles fósiles utilizados para producir energía, como dióxido de carbono, partículas finas, óxidos de nitrógeno y dióxido de azufre.

Lee más: Cinco puntos sobre las criptomonedas, según Paul Krugman

 La exposición a algunos de estos contaminantes se ha relacionado con un mayor riesgo de muerte prematura.

“Al usar grandes cantidades de electricidad generadas por la quema de combustibles fósiles”, dijo Jones. “La minería de criptomonedas se asocia con una peor calidad del aire y mayores emisiones de CO2, lo que afecta a las comunidades y familias en todo el país, incluso aquí en Nuevo México”.

Además de los impactos en la salud humana por el aumento de los contaminantes, analizaron las implicaciones del cambio climático y cómo el sistema actual de minería fomenta el uso elevado de energía.

“Un tema importante es el proceso de producción empleado en la cadena de bloques para asegurar nuevos bloques de transacciones cifradas”, explicó Berrens. 

Podría interesarte: El lugar donde se atienden los adictos a las criptomonedas

“Junto con las reglas de suministro para nuevas unidades de una moneda, algunos procesos de producción, como el esquema predominante de Prueba de trabajo (POW) utilizado en Bitcoin, requieren un aumento en el poder de cómputo y el uso de energía en la competencia ganadora para resolver complejos algoritmos y asegurar nuevos bloques en la cadena “.

Aunque en la actualidad el uso general es relativamente limitado, existen criptomonedas con esquemas de producción alternativos que requieren un uso de energía significativamente menor. Los investigadores esperan que al publicitar los impactos en la salud y el clima de tales esquemas, alentarán métodos alternativos de minería.

“La capacidad de localizar la criptominería casi en cualquier lugar (es decir, seguir la fuente de electricidad más barata y menos regulada) … crea desafíos importantes para implementar la regulación”, dice el documento.

Lee más: Criptomonedas y blockchain: todo lo que debes saber

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre