Esta fintech quiere ser el Infonavit de los millennials
Envato elements

Por Eréndira Reyes 

La posibilidad de hacer un trámite de forma digital ha hecho que varias industrias cambien la manera en la que ofertan servicios y productos, como en el caso de las instituciones financieras, que han tenido que integrar fintechs con el fin de agilizar sus operaciones y acercarse a los jóvenes

En el caso de las solicitudes de créditos hipotecarios ocurre algo similar, o por lo menos ese es el valor agregado que promete Smart Lending. 

“El proceso que tenemos es 100% online. Se puede acceder a créditos con tasas de interés desde 8.99% hasta 10.99% y no se necesitan tantos papeles para que se autoricen, pues lo que revisamos son una serie de preguntas que el usuario puede responder en línea donde se evitan fricciones en el proceso y se pueden acceder a créditos de hasta 15 millones de pesos” detalló Bernardo Silva, cofundador y director general de Smart Lending. 

Esta fintech cuenta con una alianza con el Fideicomiso Hipotecario, una empresa pública regulada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), a través de la que pueden ofrecer créditos en varias partes del país, principalmente en Jalisco, Nuevo León, Yucatán, Baja California Norte, Nayarit y la Ciudad de México.

“Tenemos una propuesta de valor en torno a la flexibilidad, pues la tasas de interés se definen de acuerdo al comportamiento crediticio que tengan los usuarios, pero también de acuerdo a cómo han solicitado este crédito. Además tenemos opciones de solicitud, por ejemplo, puedes solicitar préstamos con amigos o con familia, no precisamente de línea directa”, explicó Silva. 

Además de que es posible pedir un crédito con amigos o familiares distintos a un cónyuge o a padres, es posible que extranjeros con residencia permanente puedan acceder a este tipo de financiamientos, tanto para casas nuevas como residencias usadas. 

Lo que sí aclara Silva es que, a pesar de que es un crédito de más fácil acceso y más rápido, los patrones en los que se basan para otorgar o no un préstamo son similares a los que aplica el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), pues se basan en sueldos mayores a los 20,000 pesos, historial crediticio registrado en el buró de crédito, y a lo declarado ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT). 

Otros criterios que toma en cuenta esta fintech es que la construcción cuente con infraestructura urbana, tenga una vida útil de hasta 30 años y el inmueble sea de uso habitacional. Por lo que en general los rasgos a tomar en cuenta son “formalidad y buen manejo de créditos pasados”, dijo Silva.

En julio pasado se anunció el programa Infonavit de reducción de deuda para hacer que trabajadores que hayan pagado entre 80% y 90% de su crédito hipotecario lo liquiden y así obtengan plena propiedad sobre sus casas o departamentos.

Además de informar que para el cierre de año permitirá a padres e hijos coacreditar ingresos para comprar una vivienda mejor ubicada, más grande y más digna, tal como lo hace la banca comercial desde hace muchos años, con el fin de que los jóvenes tengan acceso a viviendas dignas. 

Aunque la oferta de este tipo de créditos no es del todo nueva, pues existen bancos como HSBC que otorgan créditos en preventas a los que acceden millennials de forma sencilla, uno de los valores agregados de este emprendimiento es la tasa de interés que tiene, la cual se mantiene fija (entre 8.99 y 10.99%)  y es menor a la que oferta Infonavit, del 12%.

¿Cuánto cuesta independizarse en la CDMX? Entérate aquí

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre