Cinco años de Apple sin Steve Jobs
Getty Images

¿Sabes cuál es el secreto del éxito de grandes personajes como Albert Einstein, Walt Disney, Coco Chanel, J.K. Rowling, Richard Branson o Steve Jobs?

El español Francisco Alcaide se dedicó a analizar las características que estos y otros grandes de la historia de la humanidad comparten. Los resultados de este esfuerzo fueron plasmados en dos libros, hoy bestsellers, llamados Aprendiendo de los mejores y Aprendiendo de los mejores 2.

“Este proyecto nació en 2013 de mi propio desarrollo personal”, dijo a Tec Review durante su visita a nuestro país con motivo del evento getAbstract live! que se llevó a cabo este 23 de agosto en el Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe.

“A todas las personas, en algún momento y en determinados ámbitos, no nos va bien. Todos tenemos sueños, tenemos metas, tenemos objetivos, pero sólo algunos los cumplen, así que decidí estudiar qué hacen o que han hecho las personas que lo han conseguido. Y eso es lo que condenso en estos dos libros”, agregó.

El asesor, consultor, coach, escritor y conferencista compartió las cuatro principales ideas o cuestiones del desarrollo personal en las que todos estos personajes coinciden. Aquí te las explicamos.

  1. Saber que no existen los límites

El ser humano ha creado el avión, el automóvil, el iPhone, este fantástico campus, con la imaginación como punto de partida. Toda creación nace de la mente, por lo que todo lo que somos capaces de imaginar somos capaces de hacerlo realidad.

¿Qué hace falta? Dos cosas: desearlo -ardientemente- y trabajar insistentemente hasta conseguirlo. Si algo no existe es porque nadie lo ha deseado ardientemente ni ha trabajado insistentemente por ello.

No existen los imposibles, la historia de la humanidad es la historia continua de los imposibles hechos posible; donde hubo una necesidad, donde hubo un deseo, el ser humano ha encontrado solución y esto es lo que nos ha llevado hasta donde estamos hoy.

  1. Entender que no existen las personas ‘especiales’

Cualquier persona puede lograr aquello que se proponga. Al menos dentro de cada uno de nosotros existe el potencial para alcanzar aquello que desee. Existe una creencia muy incrustada en la sociedad de que las personas que consiguen grandes resultados, resultados extraordinarios, resultados excepcionales, son ‘especiales’, que tienen dones o talento que otros no tienen, o que el universo simplemente los eligió.

No es así. El problema nunca es la incapacidad de lograr algo, sino la creencia de que no somos capaces, que no somos suficientemente buenos. Así, muchas personas no llevan su vida a su máximo potencial, sino que la limita a sus creencias. Dicho de otra forma, la gente se fija metas pequeñas porque se siente pequeña, no porque lo sea.

Por eso se debe trabajar en la visión que uno tiene de sí mismo, la confianza, el creer en uno mismo, porque lo que una persona cree determina lo que es capaz de hacer. Las personas que han logrado grandes resultados son aquellas que, consciente o inconscientemente, han conseguido liberar ese poder interior. Por el contrario, las personas con falta de confianza en sí mismas viven como si tuvieran el freno de mano siempre puesto. ¿Cómo quitarlo? Con conocimiento, habilidades, herramientas y perseverancia.

  1. Estar dispuesto a aprender

Todos somos el producto de nuestro pasado, de nuestras vivencias, de nuestra educación, de nuestra experiencia. ¿En qué medida puede esto condicionar lo que podemos llegar a ser? Porque hay mucha gente que dice ‘es que yo soy así’, como si el ser fuera algo estático.

La respuesta es: lo que una persona es sí puede condicionar, pero no determina lo que puede llegar a ser. Tal vez a una persona le cueste más tiempo y trabajo llegar a la misma meta que a otra, pero esto no quiere decir que no pueda.

Nuestro principal activo como individuos es nuestra capacidad de aprender. Siempre existe la posibilidad de cambiar, siempre existe la posibilidad de mejorar, evolucionar, crecer y llegar a donde uno quiere llegar porque siempre existe la posibilidad de aprender.

Primero se debe decidir lo que se quiere, después debe aprender todo lo necesario para llegar a donde quiere llegar a través del estudio, de la práctica y del feedback. Nuestro pasado no es nuestro futuro; nuestro presente es nuestro futuro.

  1. Aprende de los mejores

¿Cuál es la mejor forma de aprender? Aprendiendo de los mejores. Y ¿quiénes son los mejores? Aquellos que ya han llegado a donde nosotros queremos llegar, que ya han conseguido resultados que a nosotros también nos gustaría conseguir.

Y ¿qué rasgos o características tienen estas personas? Se trata de personajes que tienen claro lo que quieren, son personas de acción, se mantienen en entornos adecuados, se enfocan, son disciplinadas, son pacientes, son corresponsables, son determinadas, son resilientes, y se mantienen en una evolución, en una mejora continua.

¿Cómo traducir estas cuatro ideas a las organizaciones?

Todo proceso de cambio de una organización depende de dos variables: del compromiso de la alta dirección y del liderazgo. La primera evita que estas ideas se queden en un discurso, mientras que la segunda permite ejecutar estos proyectos hacia abajo. Si quienes están arriba reflejan con su ejemplo lo que quieren lograr, el resto es arrastrado.

Seis libros sobre liderazgo que debes leer

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre