entrena tu mente
Te explicamos algunas técnicas para recuperar la paz mental. (Foto: iStock)

“¿Cómo hacen para pasar el confinamiento sin volverse locos? Yo siento que ya voy a explotar”, escribe una una mujer en redes sociales. No es la única persona que trata de mantenerse en calma durante la crisis por la pandemia. Sí hay solución. Solo entrena a tu mente.

Recomendamos: Cómo ser feliz (sin que te obligues a serlo), según los expertos

La pandemia de la Covid-19 ha cambiado nuestras rutinas de trabajo, escuela y convivencia. Lo que regularmente hacíamos en espacios distintos y con tiempos de traslado ahora se concentra en el hogar. En muchos casos, el estrés comienza hacer estragos físicos y mentales.

Para combatirlo adecuadamente se requiere de entrenamiento, aunque el primer paso es ser gentil con nosotros mismos. Reconocer que estamos en una situación incómoda o difícil que buscamos gestionar.

“Es una realidad que todos tenemos que aprender sobre la regulación de las emociones: la autorregulación. Estamos apuntando a un bien común, a un sentido de bienestar que todos tenemos: por un lado es el florecimiento, pero por otro, es la resiliencia, la capacidad que tenemos de sobrellevar las dificultades que tenemos en la vida en un contexto de liderazgo”, señala Odette Estefan Pureco, instructora de AtentaMente.

Ese es parte del trabajo de AtentaMente, una organización que imparte técnicas de entrenamiento mental y aprendizaje socioemocional con base en investigación científica. En su dirección y formación se encuentra talento egresado del Tec de Monterrey, la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad de Wiconsin en Madison, Harvard y Endicott College.

Entrena tu mente

Los especialistas de esta organización ofrecen cuatro tipos de programas para propiciar el bienestar emocional. Desde empresas, gobierno o público en general, las técnicas de manejo de crisis pueden ser aprendidas por todos.

Uno de los modelos que AtentaMente recomienda para conservar la calma es el método PARA:

1.Para

Toma una pausa cuando sientas angustia.

2. Atiende

Enfoca tu atención en lo que sucede a tu alrededor, mientras piensas en actuar y no en reaccionar.

3. Recuerda

Respirar y que para continuar debes hacer una pausa.

4.Aplica

Alguna actividad que te calme. Tomar agua o hacer respiraciones profundas es de gran ayuda.

Regresar a tus actividades

Una vez que aplicaste este sencillo método, puedes regresar a tus actividades.

En México, el confinamiento empezó  a mediados de marzo para evitar que aumenten los contagios. Sin embargo, la medida ha puesto a prueba la salud mental de las personas. La pérdida de las actividades que antes disfrutaban y ahora no están permitidas se procesa en el cerebro como un duelo.

“Estamos viendo noticias con teorías conspirativas, como que en México se aprovecha (la pandemia) para extraer partes de las personas, pero todo esto viene desde el enojo, el enfado y la frustración de que a nuestros familiares le sucedió esto”, dice Diana Gutiérrez, psicoterapeuta de la unidad clínica de Neurociencias Neurométrics.

Así como en el proceso de duelo hay varias etapas, también se presenta la tristeza. Un cúmulo de emociones mal comprendidas o con poca habilidad para manejarlas puede sobrepasar a las personas.

“Como organización, nuestra responsabilidad es sumar al bienestar socioemocional de las personas y estamos respondiendo con muchísimos recursos, incluso gratuitos, muy accesibles. Se ha hecho evidente lo importante que es trabajar con nuestras mentes, con nuestras emociones”, dice Estefan.

Los cuatro pilares de una mente sana

Así como andar en bicicleta, escribir o leer, el bienestar mental es una habilidad que se puede desarrollar. AtentaMente ofrece un ABCD para entrenar a nuestra mente para afrontar lo que nos sucede:

  • Atención: nos permite estar atentos al momento presente, en calma, para decidir cómo vamos a actuar.
  • Bondad: se refiere a generar relaciones sanas y armoniosas basadas en la empatía, el aprecio, la generosidad y la compasión.
  • Claridad: para identificar pensamientos que nos causan problemas y distorsionan nuestra percepción de lo que sucede con nosotros mismos y el entorno.
  • Dirección: para interiorizar un propósito, convertirlo en una meta y trazar un plan para llegar a él.

“Ahora que nuestra vida tuvo esta pausa obligada, eso nos llevó a darnos cuenta lo importante que es trabajar con ese aspecto interno mental y emocional”, señala Estefan.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre