Envato Elements

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que más de 300 millones de personas en el mundo sufren depresión. En México, de acuerdo con datos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), 15 de cada 100 habitantes tienen depresión, una cifra que puede aumentar, ya que algunas personas jamás han sido diagnosticadas y viven hasta 15 años sin saber que padecen esta afección.

De acuerdo con información del Hospital Zambrano Hellion del Tecnológico de Monterrey hay dos tipos de depresión: depresión bipolar y trastorno bipolar.

En la primera hay episodios depresivos típicos estado de ánimo deprimido, pérdida de interés y de la capacidad de disfrutar, así como reducción de la energía que produce una disminución de la actividad. Mientras que la segunda se caracteriza por tener episodios maníacos y depresivos separados por intervalos con un estado de ánimo normal.

Lee: Depresión, puedes tener este mal y no saberlo (interactivo)

La depresión no es una enfermedad exclusiva de gente adulta, pues casi seis millones de niños y adolescentes de entre 12 y 22 años de edad la sufren y la manifiestan mediante irritabilidad o violencia.

Otra población vulnerable son los adultos de más de 65 años, quienes debido a la falta de empleo, cambio de estilo de vida o pérdida de la pareja, suelen tener una sensación de “desesperanza”.

En cuestión de género, por cada dos mujeres con depresión, un hombre la padece. Esta diferencia se debe a que la mayoría de los hombres no reconocen el malestar como una enfermedad, y cuando buscan ayuda, sus cuadros depresivos son severos.

Una alternativa a la depresión 

www.cmzh.com.mx

La depresión puede atenderse a través de la  psicoterapia y medicación; sin embargo, en ocasiones, estas alternativas no son suficientes para aliviar al paciente. En este caso puede tratarse  de una ‘depresión resistente’, la cual requiere buscar nuevas alternativas de tratamiento para mejorar la calidad de vida de la persona.

La Estimulación Magnética Transcraneal es una opción no invasiva para tratarla. ¿En qué consiste esta alternativa? Al paciente se le coloca una gorra plástica. Posteriormente, se le acercará un transductor a una zona específica de su cabeza por medio del cual se estimulan las neuronas de una región previamente seleccionada por el médico, para que éstas retomen su actividad normal. El número de sesiones depende del caso de cada paciente. 

Una vez que la sesión termine, puede volver de inmediato a sus actividades laborales o recreativas.

Te recomendamos: Fototerapia, una opción para tratar la depresión

CON INFORMACIÓN DE EXPANSION.MX Y CMZH.COM.MX 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre