Por qué empoderar a las mujeres puede detener el cambio climático
iStock

“El género y el clima están íntimamente relacionados”, dijo la autora, estratega y oradora ambientalista Katharine Wilkinson sobre el escenario de TEDWomen, encuentro que se llevó a cabo el 29 de noviembre en Palm Desert, California.

De acuerdo con la experta, el cambio climático no afecta en la misma medida a los hombres que a las mujeres. Explicó que, cuando las comunidades son impactadas por fenómenos relacionados con el aumento en la temperatura del planeta como las inundaciones, las sequías o los incendios, éstas últimas son las que más sufren.

Debido a que las mujeres alrededor del mundo tienen “menos derechos, menos dinero y menos libertades”, consideró, hay un mayor riesgo de  que entren en la escasez, de que deban desplazarse, de que resulten heridas e incluso de que mueran durante un desastre natural en comparación con los hombres, dijo Wilkinson. “Y estas dinámicas son aún más graves en condiciones de pobreza”, destacó.

Es por ello que, justo cuando la Cumbre del Clima número 24 (COP24) estaba por arrancar en Katowice, Polonia, Katharine Wilkinson hizo un llamado desde su conferencia en TEDWomen a “abrir los ojos a un hecho: los derechos de las mujeres son también derechos de la Tierra”.

Pero para la especialista las mujeres, más allá de ser las más afectadas, también representan una pieza clave para combatir el cambio climático. “Las mujeres y las niñas son una fuente feroz de posibilidades” en este sentido, aseguró.

Wilkinson y su equipo en la ONG Drawdown realizaron una amplia investigación sobre qué medidas deben implementarse para realmente detener el aumento en la temperatura del planeta.

Los resultados de este estudio y su análisis fueron plasmados en el libro The Most Comprehensive Plan Ever Proposed to Reverse Global Warming (El plan más completo jamás propuesto para revertir el calentamiento global), publicado en 2017, el cual enumera 100 soluciones a este problema global.

Durante la realización de este texto, Katharine Wilkinson y Drawdown se percataron de que, si las mujeres son empoderadas de tres maneras distintas pueden hacer una gran y verdadera diferencia en la lucha contra el cambio climático.

Tres maneras de detener el cambio climático a través de las mujeres

Wilkinson afirma que, si las mujeres fueran tratadas más profesionalmente, tendrían menos hijos. También piensa que la tierra que cultivan sería más eficiente. Ambos resultados tendrían un impacto positivo en el medio ambiente.

“Las mujeres son las principales agricultoras del mundo”, dijo la experta. “Producen entre un 60 y un 80% de los alimentos en los países de bajos ingresos (…) sin embargo, debido tanto a leyes locales como a prejuicios, las agricultoras reciben menos recursos y apoyo por parte de sus gobiernos. Incluso, tienen menos derechos sobre sus propias tierras”.

Este es un problema, no solo para su potencial de ganancias, sino también para el planeta. Cada año el ser humano tala bosques para generar más tierras en las que cultivar y, a su vez, esta deforestación aumenta la tasa de cambio climático.

“En lugar de crear nuevas tierras, ¿por qué no trabajar para hacer que las granjas ya existentes administradas por mujeres sean más eficientes?”, preguntó Katharine Wilkinson. “Si cerramos esta brecha, los rendimientos agrícolas aumentan entre un 20 y un 30%”, aseguró. “Apoyemos a las mujeres, obtengamos mayores rendimientos, evitemos la deforestación y mantengamos el poder de vida de los bosques”.

Otra medida para empoderar a las mujeres que se traduciría en una reducción del calentamiento global es la de otorgar a las mujeres acceso a servicios de salud reproductiva de alta calidad, de acuerdo con Wilkinson, ya que ayudaría a “frenar el crecimiento de la población humana”, lo que disminuiría las emisiones globales.

Lo único que se necesita es “control de la natalidad y atención médica más disponibles para las mujeres de todo el mundo”, así como “educación”. La especialista destacó que a más de 130 millones de mujeres a nivel global se les niega el acceso a la escuela, sin embargo, “cuanta más educación tiene una mujer, menos hijos tiene”.

Con estos tres cambios, Katharine Wilkinson y Drawdown anticipan que, para mediados de siglo, la equidad de género y el freno al cambio climático serían una realidad. “Esto no significa que las mujeres y las niñas sean responsables de arreglar todo, pero probablemente lo haremos”, concluyó.

CON INFORMACIÓN DE WIRED

Estos son los síntomas más alarmantes del cambio climático

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre