El trabajo se acabó como lo conocemos

Por Elia Baltazar Investigación: José Manuel Linares Tuvo un costo de cinco millones de dólares y fue la gran promesa de eficiencia industrial de la década de los 60. Aunque no era más que un brazo robótico destinado principalmente a soldar componentes y tenía poco atractivo estético, sus habilidades insólitas lo transformaron en estrella de … Sigue Leyendo El trabajo se acabó como lo conocemos