EFE

Se trata The Travel Diaries de Albert Einstein, la publicación de los diarios en los que el físico alemán de origen judío escribió acerca del viaje que hizo a Asia en el otoño de 1922, junto a su esposa, Elsa Einstein.

Ambos viajaron durante cinco meses y medio al Lejano y Medio Oriente, territorios en los que Einstein no había estado. Durante este viaje, el físico visitó España, Hong Kong, Singapur, y realizó una gira de conferencias por Japón y Palestina.

Lee: Los grandes errores de Einstein

La obra, editada y traducida por Ze’ev Rosenkranz y publicada por Princeton University Press, refleja los pensamientos de Einstein relacionados con la ciencia, política, arte y la filosofía, pero también expresa sus puntos de vista acerca de los contextos y personas con los que se relacionó en aquella travesía.

“No se sientan en bancos mientras comen, sino que se ponen en cuclillas como los europeos cuando hacen sus necesidades en los frondosos bosques. Todo esto ocurre en silencio y de manera reservada. Incluso los niños no tienen espíritu y parecen aletargados”, son algunas de las líneas que expresó el científico con relación a los chinos.

También los describe como gente laboriosa y “sucia y obtusa”.

Por si no lo viste: Subastan carta de Einstein por más de 100,000 dólares

Además, Einstein señaló como “una pena” que los chinos “suplantasen a todas las demás razas. Para gente como nosotros, el mero pensamiento es indescriptiblemente lúgubre”.

En sus apuntes, el físico alemán apuntó que no comprendía cómo es que los varones chinos podían percibir a las mujeres chinas lo suficientemente atractivas para tener descendencia con ellas.

“Una nación peculiar parecida a una manada, a menudo más como autómatas que como personas”, subrayó.

También puedes leer: Hacen públicas las notas de la ‘teoría de la felicidad’ de Einstein

Rosenkranz dijo a The Guardian que considera importante valorar y analizar estos comentarios xenófobos que están “en contraste” con la imagen de “icono humanista” que el físico representa, una situación que pudo darse, quizás, por la época en la que vivía.

“Las entradas del diario de Einstein sobre el origen biológico de la supuesta inferioridad intelectual de los japoneses, chinos e indios pueden considerarse racistas. En estos casos, otros pueblos son descritos como biológicamente inferiores, un sello claro del racismo. El inquietante comentario de que los chinos puedan ‘suplantar a todas las demás razas’ también es muy revelador en este sentido”, apuntó el editor y traductor de la obra. 

TE COMPARTIMOS:

3 excéntricos hábitos de Einstein que pudieron llevarlo a la genialidad

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre