Casa Museo de Ana Frank/Flicker

Los diarios de la joven alemana de ascendencia judía Ana Frank, que escribió entre el 12 de junio de 1942 y el 1 de agosto de 1944 mientras permanecía oculta de los nazis junto con su familia en Ámsterdam durante la Segunda Guerra Mundial, son hoy conocidos a nivel mundial bajo el título El diario de Ana Frank.

Hasta ahora se sabía que las historias que tal libro cuenta no estaban completas, ya que Frank cubrió con papel adhesivo color marrón dos páginas y su contenido no había podido ser revelado. Sin embargo, este mayo, la Casa de Ana Frank dio a conocer que, con ayuda del Instituto Huygens para la Historia de los Países Bajos y el Instituto NIOD para Estudios de Guerra, Holocausto y Genocidio, logró descifrar el contenido de tales hojas.

Casa de Ana Frank

Para hacerlo hizo falta un software de análisis de imagen capaz de diseccionar fotografías de las páginas secretas. Teresien da Silva, directora de colecciones de la Casa de Ana Frank, detalló que esto no fue posible antes porque no se contaba con tal tecnología. “Las páginas pueden dañarse con el tacto, así que era importante no manipularlas”.

El contenido de estas hojas fue revelado por la Casa de Ana Frank en una serie de comunicados dados a conocer a través de su sitio web.

¿Qué dicen las hojas ocultas del diario de Ana Frank?

En estas dos páginas, Ana Frank escribe sobre “asuntos sexuales” e incluso “chistes obscenos”, como ella misma lo describe.

“Como toda adolescente, tiene curiosidad sobre este tema”, explicó Ronald Leopold, director ejecutivo de la Casa de Ana Frank. Pero no se trata de una faceta desconocida de la joven, asegura, “ella también escribe sobre eso en otras páginas descubiertas”.

Casa de Ana Frank

Entonces, ¿por qué esconderlas? “Tal vez no quería que éstas fuesen descubiertas por su padre o alguna de las personas con las que convivía en el ático”, agregó.

“En ocasiones imagino que un hombre viene a preguntarme sobre asuntos sexuales”, escribió Frank en esta sección secreta. “¿Qué podría decirle?”. Entonces intenta responder a esta persona imaginaria sobre temas como el acto sexual y los anticonceptivos. También habla de la menstruación y hasta de la prostitución.  

“Estos textos nos acercan aún más a la niña y a la escritora Ana Frank”, concluyó Leopold.

Ver el mundo a través de los ojos de Ana Frank

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre