México debe poner más atención a la discapacidad auditiva: experto
Envato Elements

De acuerdo con cifras oficiales, en México existen 2.4 millones de personas con discapacidad auditiva, “una discapacidad a la que la gente no le da la importancia que debería”, consideró el doctor Gonzalo Corvera, en entrevista con Tec Review.

El director del Instituto Mexicano de Otología y Neurotología S.C., así como presidente y fundador de la Asociación Mexicana para la Audición Ayúdanos a Oír A.C. (Amaoír), destacó que, si bien, la mayoría de los casos se presentan al nacer o al alcanzar la tercera edad, “se puede perder la audición” en cualquier momento de la vida, por diversas causas. 

Recordó que la audición es una capacidad del ser humano que se va perdiendo con el tiempo, pues “las células del oído interno, que son las que transforman el sonido en impulsos nerviosos, se van deteriorando”. 

Pero además, explicó que se puede “dejar de escuchar” por otros factores, como condiciones genéticas que propician el envejecimiento prematuro del oído; infecciones por virus, bacterias u hongos que terminan por causar sordera en uno o en ambos oídos; accidentes, “por ejemplo, una fractura de cráneo puede causar sordera con mucha facilidad”; y como efecto secundario de “algunos medicamentos que se usan en casos de cáncer”, así como “algunos antibióticos que solo se deben usar en casos en los que la vida está en peligro”. 

El doctor Corvera agregó finalmente que “otra cosa que nos puede llevar a perder la audición” es el propio ruido, en altos volúmenes, no solo el que existe en ciertos ambientes, sino también al que nosotros mismos nos exponemos con el uso de audífonos. 

“No es un mito, es absolutamente real. Si estás con los audífonos puestos todo el día, sobre todo a altos volúmenes, vas dañando el oído. Lo he visto niños de 14 o 15 años, incluso lo acabo de ver en una niña de 12 años”, advirtió. “Nosotros hicimos un estudio de trauma acústico en alrededor de 5,000 expedientes de nuestra institución y alrededor del 4% de las causas de la pérdida auditiva en menores de 20 años tienen que ver con el ruido”. 

Si el problema es tan grave, ¿por qué no le damos la atención que se merece?

Porque hace falta informarnos y generar más conciencia sobre este tema, tanto como ciudadanos como por parte del Gobierno, consideró el doctor Gonzalo Corvera. 

Además de prevenir con pruebas de audición “al nacer; en los cambios importantes: al entrar a primaria, al entrar a secundaria, al entrar a la carrera; y anualmente a partir de los 40 años”, y exigir una mejor atención a la discapacidad auditiva, pues “la atención del Gobierno en términos de salud auditiva es muy pobre” y “aún los seguros de gastos médicos mayores también ponen muchísimas limitantes en lo que pagan para cuidado de la audición”.

Implante coclear

El doctor Gonzalo Corvera, el Instituto Mexicano de Otología y Neurotología que dirige y su asociación Amaoír hacen su parte. En el primero, el experto y su equipo realizan investigación clínica, y en la segunda se recaudan donativos y se establecen convenios con hospitales y especialistas para poder ayudar a personas con problemas de audición

El doctor Corvera es también uno de los pioneros del implante coclear a nivel mundial y creador del primer programa del mismo implante en México. Se trata de un oído electrónico para personas con sordera profunda que, a lo largo de los años se ha seguido desarrollando y perfeccionando. 

Hoy, el implante coclear “es la primer computadora que puede sustituir a un órgano humano. Es un oído electrónico”, describió el experto. “Éste captura el sonido con un micrófono, lo digitaliza, lo analiza la computadora (microprocesador), éste separa las frecuencias y las intensidades, y finalmente se envía al nervio acústico a través de unos electrodos que implantamos con una cirugía dentro del caracol”. 

Ésta tecnología está tan avanzada que ya es capaz de conectarse con smartphones tanto iOS como Android con diferentes aplicaciones: “si suena el teléfono y se está en un ambiente ruidoso, se hace difícil escucharlo y responder. Una persona que no escucha bien tiene todavía más dificultad. Con este dispositivo la señal, en lugar de pasar del teléfono a ser acústica y después pasar al implante, se envía directamente por Bluetooth al microprocesador y de ahí al nervio auditivo”. 

“Y no solo sirve para hacer llamadas, en un escenario como una clase o una junta, el paciente puede poner su smartphone en un lugar estratégico para escuchar mejor, con más claridad. Del smartphone le llega directo a su implante. Igual en un centro comercial o en un restaurante, donde hay mucho ruido. El paciente le puede dar o acercar su smartphone a quien lo acompaña”, ejemplificó. 

Conoce aquí la idea mexicana que quiere que los bebés no dejen de oír.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre